El espacio político articulado por En Marea está fagocitando el electorado tradicional del BNG

D. S. O. SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Resultados del BNG

Uno de los objetivos del nuevo espacio político articulado por Beiras era precisamente atraer a los electores tradicionales del Bloque

05 ago 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Pocas semanas después de abandonar las filas del Bloque Nacionalista Galego (BNG), la organización que contribuyó a fundar en el frontón de Riazor y que lideró durante dos décadas Xosé Manuel Beiras, erigido ya en líder de Anova-Irmandade Nacionalista, proclamó aquello de que «o Bloque somos nós», los que militaban en la organización y dieron el portazo. Aquellas palabras, pronunciadas en una entrevista en el programa Vía V, de V Televisión, fueron toda una declaración de intenciones de que uno de los objetivos del nuevo espacio político articulado por Beiras era precisamente atraer a su seno a los electores tradicionales del BNG, que en sus mejores momentos -año 1997- rozaron los 400.000 votantes.

Y la envolvente al BNG empezó a gestarse ya en las autonómicas del 2012, cuando Beiras se presentó como candidato a la presidencia de la Xunta al frente de la coalición Alternativa Galega de Esquerda (AGE). Sin apenas tiempo para elaborar un programa electoral y echar a rodar la nueva formación constituida junto a Esquerda Unida, la organización impulsada por Beiras logró superar al BNG tanto en votos como en escaños, alzándose con 200.000 papeletas en el 2012 frente a las 146.000 del Bloque.

Poco coste tuvo para AGE el hecho de que su grupo parlamentario encadenara una serie de crisis con los relevos en los escaños y las escisiones que se produjeron en el seno de Anova, porque la reconversión de este espacio político en las mareas municipales, primero, y en la coalición En Marea constituida en las generales del 2015, sirvieron para seguirle comiendo terreno político al Bloque, aunque no solo a este partido, pues la nueva formación, como revelan los estudios poselectorales realizados tras los comicios, también se nutre de ciudadanos que estaban situados en la abstención y de electorado que pululaba en la órbita del PSOE.