Al menos ocho diputados del PSdeG dejarán de serlo la próxima legislatura

Manuel Cheda
m. cheda SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

La renovación de las listas socialistas superará el 55 % en los puestos de salida

21 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Formalmente, la elaboración de las listas del PSdeG para las autonómicas de octubre comienza hoy, si bien las grandes cosas en ese tablero de ajedrez no acabarán de ocurrir hasta la próxima semana. La partida, sin embargo, arranca ya con algunas piezas marcadas. Según fuentes socialistas, la renovación en los puestos de salida superará el 55 % y al menos ocho de los actuales 18 diputados del partido dejarán de serlo en la próxima legislatura. De los cuatro cabezas de cartel del 2012, podría sobrevivir solamente uno: Abel Losada, por Pontevedra. La papeleta de A Coruña la abrirá el aspirante progresista a desalojar a Feijoo de Monte Pío, Xoaquín Fernández Leiceaga. Para liderar la de Lugo, el exedil en la capital Luis Álvarez cuenta con casi todos los boletos. Aún en el aire, la de Ourense tal vez la termine abanderando Carmen Rodríguez Dacosta.

Ni Leiceaga ni la presidenta de la comisión gestora del PSdeG, Pilar Cancela, acceden por ahora a revelar cómo marcha la confección de las candidaturas. Sin embargo, de las conversaciones mantenidas por ambos en los últimos días con distintos dirigentes y corrientes del socialismo gallego se puede deducir ya por dónde irán los tiros. Por ejemplo, como mínimo, abandonarán el hemiciclo, de la circunscripción coruñesa, José Luis Méndez Romeu, Marisol Soneira, Xosé A. Sánchez Bugallo y Marian Ferreiro, esta última por motivos personales; de la pontevedresa, Carmen Gallego; de la lucense, Juan Carlos González Santín y Vicente Docasar; y de la ourensana, Carmen Acuña.

En las primarias de hace dos meses, todos apoyaron al derrotado, Méndez Romeu, frente al ganador, Leiceaga. La mayoría pertenecientes a la vieja guardia, además, forman parte del grupo de díscolos que a comienzos de julio se rebelaron contra el aparato de la organización y exigieron -declaraciones explosivas incluidas- el nombramiento de Méndez Romeu como senador de designación autonómica, batalla a la postre perdida. A lo largo de los últimos seis días, tres de ellos ya han avanzado que esta vez «renuncian» a ir en las listas. Han coincidido en morir matando el propio Méndez Romeu, que acusa a la cúpula de la formación de haberse embarcado en «vendettas de bajo nivel»; Gallego, quien augura que el PSdeG «pagará» el «sectarismo» de su líder; y Docasar, que ve en la conducta de sus jefes «una caza de brujas».

Sus bajas se unirán a otras registradas en el Parlamento por diversos motivos en el ciclo 2012-2016: la de Pachi Vázquez, la de Francisco Caamaño y la de Beatriz Sestayo. Ello elevará los cambios en las papeletas en puestos de privilegio, como poco, al 55 %. En A Coruña la renovación será del 100 %; en Lugo y Ourense, del 50 %, si no mayor; y en Pontevedra, de al menos el 20 %.

De los restantes diez diputados en ejercicio, salvo cambio de planes, ocuparán puestos de salida los cuatro más fieles a la dirección en la reciente crisis interna de la Cámara: Patricia Vilán, Emilio Vázquez, Noela Blanco y Concepción Burgo. También lo hará Losada y, seguramente, José Manuel Gallego, ambos próximos al influyente alcalde de Vigo, Abel Caballero. Quedan por decidir los futuros tanto de José Ramón Val como de Pablo García y, sobre todo, los de María Quintas y Raúl Fernández. Estos dos buscan apoyos entre la militancia ourensana para continuar en el pazo do Hórreo, pero el éxito de su operación dependerá en buena medida de que alcancen un pacto con el sector oficial del PSdeG, acuerdo que en este momento se antoja complicado.

Más factible, pero no exenta de dificultad, parece la consecución de una candidatura de consenso en Pontevedra. El principal obstáculo radica en la intención de Leiceaga de incluir ahí a Gonzalo Caballero, enfrentado a su tío, el regidor de la ciudad olívica.

Leiceaga prepara para mañana su primer encuentro con Pedro Sánchez

Aunque anoche todavía no estaba cerrado por completo, el candidato socialista a la presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, prevé mantener mañana el que sería, tras ser elegido en las primarias de mayo, su primer encuentro con el secretario general PSOE, Pedro Sánchez. Tendría lugar en Madrid.

El aspirante del PSdeG a desalojar a Feijoo del poder pretende aprovechar esa entrevista para presentar a Sánchez su decálogo de medidas económicas para la recuperación de la comunidad autónoma. Además, entre otros asuntos, quiere tratar con él la estrategia para la campaña de las autonómicas de octubre.