José Luis Méndez Romeu: «El PSOE tiene que volver a ser el PSOE y no ir por ahí de manzanillo de nadie»

El exportavoz del PSdeG teme que no vaya a haber «ninguna integración en las listas», sino un «barrido» que considera erróneo

.

a Coruña / La Voz

José Luis Méndez Romeu, diputado del PSdeG, anunció ayer que deja la política después de casi 30 años de concejal, secretario de Estado, conselleiro y diputado. Aún no tiene claro qué hará: «Me han llamado para colaborar en medios y hasta en alguna empresa», pero insiste en que lo va a pensar. La política la deja «del todo» y con la cabeza alta: «No he sufrido ni un escándalo», dice mientras toma un descafeinado.

-Usted empezó con Francisco Vázquez, ¿sigue siendo el modelo y Abel Caballero es su heredero?

-Sin duda. Paco fue el gran alcalde de A Coruña y un referente del municipalismo. Reinventó una ciudad, dotándola de servicios públicos de altísimo nivel mientras se mantenía el crecimiento económico. Ese es el método. Abel es el único que lo sigue. Lo ha adaptado a Vigo, que es una ciudad muy distinta, y ahí están los resultados. En política hay que predicar y dar trigo.

-Lo deja, pero haga un pronóstico para las próximas autonómicas.

-Aunque los resultados de la gestión de Feijoo son muy flojos, en este momento el escenario es muy favorable para el PP. El resultado de las generales lo ha apuntalado y la oposición está muy dividida y tiene serios problemas. La gente percibe eso. El PP se beneficia de la fractura y nosotros perdemos credibilidad.

-¿Cómo ve la situación del PSOE tras las generales?

-Mal. Hay que hacer un ejercicio de realismo. No podemos repetir los errores históricos de la Segunda República, cuando no se fue capaz de abrir un espacio a la derecha hasta que se llegó a una fractura. Hay que aceptar que debe haber espacios de coincidencia e introducir el principio de realismo de que no se puede gobernar a cualquier precio para acabar haciendo una política opuesta a la que se defiende.

-¿Ocurriría eso con Podemos?

-Podemos es un partido bluf, dedicado al postureo y con una tendencia al culto a la personalidad preocupante. Con el independentismo catalán no se puede ir a ninguna parte, están arruinando la convivencia. Las mareas son un desastre de gestión en todas partes donde gobiernan.

-¿Sería partidario de hacer mociones de censura a sus alcaldes?

-La situación va a estar así como está. Pero nosotros tenemos que recuperar nuestro espacio propio. El PSOE tiene que volver a ser el PSOE y no ir por ahí de manzanillo de nadie.

-¿Intentó hacer eso en Galicia?

-Como portavoz intenté cosechar respeto y seriedad y, aunque me costó, no votar siempre con unos, sino de acuerdo al programa con el que nos presentamos. Un frente popular, nunca.

-¿Le sorprendió el resultado de las primarias del PSdeG?

-Sí. Asumí la candidatura conociendo los riesgos. Sabíamos que iba a ser muy difícil porque teníamos en contra todo el interés del aparato, y aunque se habla mucho de democracia interna a veces se imponen los aparatos. El resultado confirmó ese pesimismo. De todas formas estoy satisfecho, y las personas que me apoyaron también, hicimos una buena campaña para defender las ideas que he expuesto.

-¿Se va ahora para evitar una previsible purga?

-Va a haber un barrido. No vamos a tener ninguna integración en las listas, sino una sustitución. Ahora les corresponde a ellos administrar el resultado, pero creo que es un error. Yo no estoy para guerras de guerrillas. Asumí ser candidato y después el resultado con todas las consecuencias.

-¿Cree como Carmen Gallego que la renovación de la lista pasará por poner a los amigos?

-Eso ya se está haciendo.

-¿Y el partido saldrá bien librado?

-Es inconcebible que se hiciese dimitir a Touriño al día siguiente. Nunca sobra gente capaz, pero estamos en lo contrario, estamos en las vendettas de bajo nivel, y con el desprestigio de la política es difícil que vengan los mejores.

-Algún rival al que recordar.

-[Ríe]. Hubo gente con mucho peso y que imponía respeto. Manuel Fraga (PP) en un lado y Geluco Guerreiro (EU) en el otro. Ahora Francisco Jorquera (BNG), Pedro Puy (PP) y el propio Feijoo exigen seriedad y preparación en el debate parlamentario.

«Sabíamos que las primarias iban a ser muy difíciles porque teníamos todo el aparato en contra»

Leiceaga respeta la decisión y la considera «coherente»

El candidato del PSdeG-PSOE a la presidencia de la Xunta, Xaquín Fernández Leiceaga, expresó su respeto por la decisión de José Luis Méndez Romeu de abandonar la política activa y destacó su larga trayectoria de «compromiso e honradez».

Fernández Leiceaga señaló que la retirada de Méndez Romeu le parece «coherente» con otras adoptadas por el veterano dirigente socialista desde que, a finales de mayo, perdió frente a él las primarias para la elección del cabeza de cartel para las autonómicas, en referencia a su renuncia a la portavocía del grupo parlamentario socialista, que Méndez formalizó pese a que el propio Leiceaga le pidió que continuase en el cargo.

El candidato socialista a la Xunta eludió valorar las declaraciones realizadas por Méndez al anunciar su marcha.

Tras su derrota en las primarias, fracasó el intento de hacerlo senador

José Luis Méndez Romeu tuvo la confianza de Sánchez Presedo, Touriño y Pachi Vázquez, y ha sido portavoz con Besteiro. Respondió a esa confianza con «lealtad, cooperación y trabajo intenso»; y una recomendación de Francisco Vázquez ,«escuchar a la gente y hacer política con ella, no contra ella». Pero esa confianza y el apoyo de otras figuras destacadas como la de Caballero no le valieron el triunfo en las primarias, que ganó Xaquín Fernández Leiceaga. Tras dejar la portavocía, en las últimas semanas, cuando su marcha parecía cada vez más probable, sus fieles, encabezados por Carmen Gallego, intentaron que se le designase senador, pero la gestora que dirige Pilar Cancela se negó y mantuvo a Modesto Pose. El choque casi acabó en insurrección y al final se impuso la gestora.

De edil en María Pita a secretario de Estado y conselleiro

José Luis Méndez Romeu (A Coruña, 1951) fue nombrado en 1985 director de Educación en el Ayuntamiento de A Coruña. Dos años después fue elegido concejal de Educación y Cultura. Recuerda «la extensión educativa y el impulso cultural» que recibió la ciudad. En el 2004, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero lo nombró secretario de Estado de Cooperación Territorial, donde «normalizamos la participación de las comunidades en la UE». Fue nombrado conselleiro de Presidencia en el 2005, tras la victoria de Emilio Pérez Touriño. Destaca de esa etapa la aprobación de la primera ley contra la corrupción. Tras el regreso del PP al Gobierno, siguió como portavoz del PSdeG en la oposición. Nunca ocupó cargos orgánicos importantes en el PSOE.

Votación
24 votos
Comentarios

José Luis Méndez Romeu: «El PSOE tiene que volver a ser el PSOE y no ir por ahí de manzanillo de nadie»