La reclamación del grupo parlamentario abre otra guerra interna en En Marea

Anova plantea acudir al Constitucional, un camino que rechazan Podemos y EU


Santiago / La Voz

Una nueva batalla está servida. Los tres socios de En Marea coinciden en abrir una negociación política para exigir la formación de un grupo propio en las Cortes, un compromiso político adquirido con los ciudadanos; tienen el número de diputados y el porcentaje de votos que exige la normativa, pero la Mesa del Congreso, salvo sorpresas, volverá a denegárselo. Y Anova, la pata nacionalista de la coalición tripartita, no está dispuesta a un desenlace similar al que se dio después del 20 de diciembre. Al menos una parte importante del partido, empezando por Beiras.

Según las fuentes consultadas, un sector mayoritario de la organización liderada por el veterano político apuesta por reclamar la más que probable negativa de la Mesa ante el Tribunal Constitucional, lo que automáticamente, según el reglamento de la Cámara, mandaría a los diputados de En Marea al grupo mixto. Esto fue lo que hizo Compromís en diciembre y no En Marea, lo que desató las críticas del nacionalismo en Galicia y de quienes habían advertido de que la coalición terminaría siendo una muleta de Pablo Iglesias. Mientras Anova está dispuesta a acudir al Constitucional y a hacer valer los derechos de En Marea, sus otros dos socios en la colación, Esquerda Unida y Podemos, no van a traspasar esa línea. Y si la negociación política fracasa, apostarán, como en diciembre, por un grupo confederal, una fórmula con la que En Marea tendría una suerte de estatus de subgrupo propio, con funciones, dentro de Unidos Podemos.

Contactos

La mesa coordinadora de En Marea, que no se reunía desde el 22 de mayo y que no mantuvo ningún encuentro para valorar el retroceso electoral, se convocó ayer, precisamente, para abordar la cuestión de la reclamación del grupo en el Congreso. Y justo después hubo reunión de la dirección de Anova. Según las fuentes consultadas, Yolanda Díaz ya ha hablado con Alberto Garzón sobre la postura que va a defender en En Marea, y también ha hecho lo propio Antón Gómez Reino con Pablo Iglesias. Ninguno de los dos baraja, bajo ningún concepto, pasarse una temporada en el grupo mixto del Congreso y sí ser parte del grupo de Unidos Podemos.

La situación en Anova es compleja. Destacados miembros, como Martiño Noriega, alcalde de Santiago, son partidarios de dar pasos que contribuyan a cohesionar el proyecto colectivo y recelan de la idoneidad de los pulsos a unos meses de las autonómicas. De ahí su posición en el manifiesto de los alcaldes para impulsar la marea autonómica. Pero Beiras está muy molesto con Podemos y con su líder, Pablo Iglesias; tanto que la última vez que fue a Madrid no tuvo reparos de culpar a la formación morada del retroceso electoral de En Marea por haber desplazado el carácter plurinacional del proyecto.

Este es, en gran medida, el factor diferencial respecto a las negociaciones de diciembre cuando se negó el grupo propio en el Congreso a la coalición de Anova, Esquerda Unida y Podemos, y que desembocó en la fórmula nunca antes vista de un grupo confederal. Las tensiones abiertas en En Marea abren la puerta incluso a que, llegado el caso, Anova mandase a sus diputados al grupo mixto (Alexandra Fernández y Miguel Anxo Fernán Vello), pero otras fuentes consultadas revelan que el partido de Beiras no llegaría tan lejos como a fracturar la coalición a las puertas de las autonómicas. En caso de desavenencia se haría lo que decidiera la mayoría de En Marea. Y Podemos y EU suman tres diputados, frente a dos de Anova.

Errejón confirma que Podemos irá con la marea gallega y censura a Carmen Santos por los ceses en la dirección

El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, volvió a dejar muy claro ayer cuál es la hoja de ruta de la dirección de Madrid en relación a las próximas elecciones autonómicas. Después de que durante semanas su líder en la comunidad gallega mantuviera abierta la puerta a que Podemos Galicia concurriese en solitario, algo que tendría que dirimirse en primarias, el escenario ha cambiado ahora de forma radical; primero, por el pulso ganado por los críticos en Galicia, que desautorizaron a Carmen Santos convocando el consejo autonómico y haciendo que el órgano se posicionase a favor de que Podemos fuera con la marea autonómica.

La secretaria xeral, después de semanas diciendo que anteponía las primarias a cualquier contacto con los partidos, ha iniciado esta misma semana las reuniones. En una entrevista radiofónica, Íñigo Errejón hablaba de forma clara del futuro de su partido en Galicia. «En principio todo apunta a que Podemos irá con En Marea; la coalición ha demostrado su efectividad en las citas electorales a las que ha concurrido y, aunque la decisión corresponde a la dirección gallega, soy partidario de mantenerla», ha dicho Errejón, quien en ningún momento ha hecho alusión a que eso lo tendrán que decidir los afiliados de la formación en unas primarias.

Tirón de orejas

En sus declaraciones, Errejón sí tuvo reproches por la forma de proceder de Carmen Santos en un momento en el que, a su juicio, debería haber imperado la calma. Sobre los tres ceses de los críticos en la ejecutiva gallega, el número dos de Podemos lamentó que se «haya actuado con poco tino» sin haber abordado la cuestión antes mediante las vías de diálogo.

Podemos Galicia abrió esta semana la ronda de contactos para perfilar la marea autonómica. El martes mantuvo un primer encuentro con Anova, al que no asistió Beiras, y ayer estaba prevista una segunda reunión con Esquerda Unida, pero fue aplazada.

Carmen Santos, la secretaria xeral, niega que la dirección de Madrid haya alterado su hoja de ruta y advierte de que serán las bases las que decidirán en asamblea. Este fin de semana se celebrarán las provinciales, y está pendiente de fijarse la fecha para una autonómica. Aunque Carmen Santos lo atribuyó a un mero posicionamiento político, nadie de la dirección de Madrid ha desautorizado el pulso de los críticos, urdido por el diputado Antón Gómez Reino, muy próximo a Pablo Iglesias y partidario de que Podemos Galicia se posicionase cuanto antes en favor de ir con la marea autonómica. El pronunciamiento del consejo autonómico, adoptado contra la voluntad de Carmen Santos, está avalado por la mayoría del órgano y, en consecuencia, tiene toda la legitimidad. Su tesis es la misma que defendió ayer Errejón y que avala Pablo Iglesias: Podemos debe ir con la marea gallega.

El principal problema al que se enfrenta ahora la organización en la comunidad gallega es que se ha alimentado la expectativa en las bases de que podrán decidir si quieren ir en solitario o en un proyecto compartido, y existen sectores en la afiliación gallega de Podemos que no apuestan por la marea, algo que ya pudo observarse con los posicionamientos de Breogán Rioboo, su anterior líder.

Los alcaldes de las mareas inician hoy los contactos para la candidatura a las autonómicas

Los tres alcaldes gallegos que gobiernan ciudades en manos de las mareas iniciarán hoy una ronda de contactos en Santiago con el objetivo de ir dando forma al proyecto para conformar una marea autonómica. Las reuniones se producen una semana después de que Martiño Noriega, regidor de Santiago, Xulio Ferreiro, de A Coruña, y Jorge Suárez, de Ferrol, comparecieran públicamente para hacer público un manifiesto de apoyo a una marea que vaya más allá de la coalición tripartita del Congreso. El objetivo es ensanchar la base social. Los alcaldes proponen también un candidato de consenso que luego pueda ser refrendado por las bases. El juez Luis Villares es el nombre que ha sonado con más fuerza.

Más colectivos

Las reuniones de los alcaldes arrancan hoy en Compostela con un encuentro de trabajo con el grupo que representa a Mareas en Común, la plataforma que agrupa las candidaturas municipales y que tiene en la Marea Atlántica de A Coruña a su socio con peso. Las reuniones continuarán mañana viernes con los tres partidos políticos que conforman la candidatura al Congreso: Anova, Esquerda Unida y Podemos.

El objetivo es convocar una asamblea autonómica antes de que finalice el mes y que dé forma a la marea para las elecciones autonómicas, que pretende ser una fórmula híbrida entre los movimientos municipales que lograron un amplio respaldo en mayo del 2015 y la coalición tripartita que acaba de conseguir cinco diputados al Congreso.

Las valoraciones

«Será el punto de partida para consolidar la candidatura, el programa, las primarias y el código ético de este proceso; creemos que tenemos la legitimidad y el apoyo popular, además de la responsabilidad de construir una candidatura que sea representativa de las clases populares, que aglutine a toda esa gente maltratada por la Administración», explicó ayer Jorge Suárez, el alcalde de Ferrol.

Los tres alcaldes de las mareas han insistido en que su apuesta es impulsar un proyecto, abrirlo para ganar apoyo, pero sin ningún tipo de dirigismo. Mientras algunas voces apremian a cerrar la marea cuanto antes, incluido el nombre del candidato, como es el caso de Yolanda Díaz, otros apuestan por consolidar primero la marea con la participación popular, sin entrar en nombres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La reclamación del grupo parlamentario abre otra guerra interna en En Marea