La crisis de Podemos en Galicia deriva en acusaciones de «purgas políticas»

El regidor de Ferrol apremia a elegir candidato, lo que choca con la tesis de Beiras


Santiago / La Voz

La grave crisis abierta en Podemos Galicia por el debate sobre la confluencia con la marea autonómica vivió el martes un nuevo capítulo. Los tres cargos cesados de la dirección por orden de Carmen Santos, la secretaria xeral, lamentaron la falta de mano izquierda de la responsable gallega de la organización y vincularon lo sucedido a un modo de entender la política que nada tiene que ver con los nuevos tiempos que se preconizan.

Luca Chao, hasta hace poco la responsable de formación del partido en Galicia, se mostraba muy contrariada y crítica con la secretaria xeral. «En lugar do diálogo apostouse polos ceses unilaterais que recordan bastante ás purgas políticas», aseguraba la joven. Junto a Chao, el pasado lunes fueron cesados de la dirección Nicolás Legido, hasta ahora responsable de las redes sociales, y José Manuel Pérez, encargado de anticorrupción. Carmen Santos había integrado en la dirección a los tres, que provenían de la lista de su rival, Ángela Rodríguez.

Los relevos se producen unos días después de que la secretaria de Podemos en Galicia quedara desautorizada por los críticos, que lograron convocar la semana pasada un consejo autonómico y que este se pronunciara a favor de confluir con la marea. Esta es la tesis que venía defendiendo el diputado Antón Gómez Reino, próximo a Pablo Iglesias. Y que chocaba con la de Santos, consistente en convocar primarias antes de iniciar contactos cuanto antes con los partidos.

Curiosamente, en contra de lo que venía exponiendo su secretaria, Podemos Galicia inició el martes las reuniones con las fuerzas, que es lo que quería Madrid. Fue con miembros de Anova. Y el miércoles será con Esquerda Unida. Encima de la mesa estuvo dar continuidad al manifiesto de los alcaldes, que abogan por ampliar la marea autonómica más allá de la coalición tripartita de En Marea (Anova, EU y Podemos) con el objetivo de ensanchar la base social.

Sin embargo, los tres regidores gallegos de las mareas apuestan también por elegir cuanto antes el candidato a la Xunta. Un perfil de consenso, que luego avalarían las bases. Jorge Suárez, en línea con lo expuesto por Yolanda Díaz, su gran valedora, volvió a poner encima de la mesa la necesidad de perfilar pronto el cabeza de cartel, lo que choca con el criterio expuesto por Beiras, el líder de Anova y partidario de definir el proyecto antes de hablar de nombres. La hoja de ruta pasa por ampliar y fortalecer la marea, y luego que avalen las bases. En ese camino está ya también Podemos Galicia, el único que faltaba.

Los alcaldes de las mareas volverán esta semana al centro de la escena

Las fuerzas llamadas a integrar la marea llevan tiempo perfilando los detalles. Y lo hacen por arriba, en las cúpulas, mientras se mantiene la expectativa de la participación ciudadana; los alcaldes de las mareas, Martiño Noriega, Jorge Suárez y Xulio Ferreiro, volverán a convocar esta semana -este jueves, previsiblemente - una cumbre para sumar actores al proceso e impulsar el proyecto político llamado a sustituir a AGE en el Parlamento gallego.

Yolanda Díaz posa con sus compañeros de IU ante el Congreso de los Diputados

Yolanda Díaz, representante de En Marea elegida al Congreso y coordinadora de Esquerda Unida, se hizo una foto el martes junto a todos los diputados y senadores de la formación en España, incluidos los de otras confluencias. La imagen, con Alberto Garzón, se movió en las redes sociales con el lema: «Nuestros diez representantes/as en el Congreso y Senado A trabajar por y para el pueblo». Yolanda Díaz, quien reconoció que será muy difícil que En Marea tenga un grupo en el Congreso, vinculó la imagen a una reunión de trabajo de IU.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La crisis de Podemos en Galicia deriva en acusaciones de «purgas políticas»