Guerra abierta en el PSdeG por los escaños

La vieja guardia responde a la pretensión de Leiceaga de renovar a fondo las listas electorales acusando al candidato de querer «poñer unicamente aos seus amigos»


Santiago / La Voz

Acusaciones de quebrantamiento de normas internas, enfrentamientos por la asignación de cargos institucionales, peticiones públicas de dimisión, cuestionamientos de autoridad... El PSdeG se parte este mes en caminos de discordia. Aunque en realidad casi todas esas sendas salen de un único punto, las primarias celebradas en mayo, y conducen a otro: la elaboración de las listas para las autonómicas de este otoño. Con la tregua de la campaña del 26-J entremedias, la batalla de esta primavera por dirimir quién encabezaría en octubre la alternativa progresista a Feijoo ha derivado ahora en una guerra abierta por la titularidad de los escaños en el Parlamento para la legislatura 2016-2020. Los planes de renovación de la oferta electoral que comparten la dirección del partido y su candidato a la presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, han topado con la feroz oposición de la vieja guardia, que, en la escalada de tensión, incluso reprocha a su cabeza de cartel el querer «poñer unicamente aos seus amigos» en las papeletas.

El cisma actual hunde sus raíces tres meses en la tierra del tiempo. Entonces, con motivo de las primarias, la organización se dividió en partidarios de Leiceaga y del diputado José Luis Méndez Romeu. Para aquel combate, este último contó con el apoyo, entre otros, de Abel Caballero, Carmela Silva, José Blanco, Beatriz Sestayo, Pachi Vázquez, Francisco Caamaño, José López Orozco y Mar Barcón, respaldos que sumó a los de 13 de sus 17 compañeros en el pazo do Hórreo. Por 11 puntos, no obstante, la pugna la acabó ganando su oponente, entre cuyos avales figuraban los de Valentín González Formoso, Alfredo García, José Ramón Gómez Besteiro y Pilar Cancela, presidenta de la gestora que desde marzo rige los destinos del socialismo gallego.

Con algunas bajas, matices en el nivel de adhesión y abandonos de la primera línea de fuego, ambos bandos chocan de nuevo estos días, cuando restan apenas diez para que arranque formalmente el procedimiento para la confección de listas. Esgrimiendo la legitimidad conferida por la militancia, Leiceaga entiende que en esas candidaturas deben abundar los nuevos rostros porque «así o pediron as bases». «Temos que facer unhas listas que conecten mellor cos cidadáns. Porque, se non o fixésemos, fracasariamos», argumentó este domingo durante una entrevista emitida por RNE.

Sus palabras encontraron eco 24 horas después entre los afines a Méndez Romeu, de quienes últimamente se ha erigido en portavoz la parlamentaria Carmen Gallego. «O candidato -recriminó- ten manifestado que el quería poñer aos seus. Claramente, o que vén dicindo é iso». Contra el cambio de caras en el hemiciclo, ella defendió apostar por las «mellores persoas, as que representan mellor o ideario socialista e as que teñan maior proxección social».

En declaraciones a los medios, la diputada sugirió además que de la intensidad en esa «integración» de corrientes dependerá la implicación de cada quien en la ya próxima campaña de las autonómicas. Así, espetó: «O Partido Socialista, para traballar cohesionado, para traballar unido, para traballar forte cara a unhas eleccións que se presentan complicadas, ten que poñer aos mellores. Nin aos seus nin aos nosos, aos que acordemos entre todos».

En qué exactamente terminará esta refriega es algo que comenzará a quedar claro el 21. Entre ese jueves y el siguiente las asambleas locales del PSdeG señalarán aspirantes a figurar en las papeletas para los comicios de octubre. El 29 y el 30, los cuatro comités provinciales de la formación elaborarán con esos mimbres sus respectivas propuestas de candidaturas, que la gestora recogerá y trasladará bajo dictamen a un comité nacional el 31. Posteriormente, la ejecutiva federal del PSOE ratificará la composición de las listas. El calendario no favorece oficialmente la intervención de Leiceaga, si bien este tratará de negociar acomodo a sus preferencias.

Temor a una ruptura de la disciplina

En medio del conflicto por la elaboración de las listas, el Parlamento escoge hoy tres senadores de designación autonómica. Para el puesto que le corresponde al partido, la dirección del PSdeG ha optado por presentar a Modesto Pose, contra el criterio de sus diputados díscolos, una docena, que apostaban por José Luis Méndez Romeu para el cargo. La cúpula socialista teme que varios de los parlamentarios rebeldes aprovechen el sistema de ratificación de candidaturas (sufragio secreto en urna) para saltarse la disciplina de voto y, dejando la casilla en blanco, no apoyen a Pose. No obstante, ayer apeló de nuevo a la «responsabilidade» del grupo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Guerra abierta en el PSdeG por los escaños