Los diputados díscolos del PSdeG piden la dimisión de la portavoz del grupo

Manuel Cheda
M. Cheda SANTIAGO

GALICIA

MONICA IRAGO

El bando de Méndez Romeu exige la cabeza de Patricia Vilán por actuar como «correveidile» de la presidenta de la gestora del partido, a quien considera «deslexitimada»

08 jul 2016 . Actualizado a las 18:26 h.

Guerra abierta en el socialismo gallego. Los diputados díscolos del PSdeG, una docena que ayer perdieron la batalla con el aparato de la formación para colocar a José Luis Méndez Romeu como senador de designación autonómica, han exigido esta mañana la dimisión de la portavoz del grupo parlamentario, Patricia Vilán, alineada con las tesis la comisión gestora del partido. La exigen porque «onte actuou como correveidile da presidenta da xestora, [Pilar Cancela], en vez de como portavoz do grupo».

«É unha actitude gravísima a súa, que non ten precedentes no Parlamento galego», ha manifestado este mediodía Carmen Gallego, voz de los rebeldes en este conflicto. «Rexistrou a traición -ha abundado- unha proposta de candidato a senador, [a de Modesto Pose], sen falar co grupo, a sabendas de que había outra maioritaria». La parlamentaria también ha cargado de nuevo contra la propia Cancela, a quien considera «deslexitimada» para decidir que Pose vaya al Senado en detrimento de Méndez Romeu.

Asimismo, los críticos han desacreditado el informe de Ferraz que da la razón a Cancela en este enfrentamiento, aduciendo que está «firmado por un traballador», aunque en realidad lo rubrica el coordinador de la Secretaría de Organización de la ejecutiva federal del PSOE, Juan Ramón Ferreira, número dos de César Luena. Y ha concluido: «Estamos tamén consultando a gravidade dos feitos, por se temos que adoptar outras medidas».