Leiceaga renueva las caras del PSdeG y pide unidad pero acusa las ausencias

Juan María Capeáns Garrido
juan capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

XOÁN A. SOLER

Ni el derrotado Méndez ni Caballero fueron a la proclamación del candidato a la Xunta

05 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Es lo que tienen los actos simbólicos, que se prestan a la interpretación de gestos, palabras y escenificaciones. De los que están y también de los que faltan. El PSdeG bautizó como un acto de agradecimiento a la militancia la proclamación interna de Xoaquín Fernández Leiceaga como candidato a la Xunta, que se celebró al aire libre en el parque de Bonaval, junto a un antiguo cementerio que ahora es una de las joyas verdes de Compostela.

Aparecieron por allí históricos como José Blanco, Antón Louro y críticos como Bugallo o Sestayo, a los que ubicaron premeditadamente en discreto plano, y brillaron por su ausencia Abel Caballero y José Luis Méndez Romeu, el contrincante en las primarias. Luces y sombras para un día de sol y nubes en el que también se evidenció quiénes son los nuevos valores socialistas, a los que la gestora dirigida por Pilar Cancela invitó a hablar en el evento: Gonzalo Caballero, Aitor Bouza, de Xuventudes Socialistas, la edila de Vilagarcía Tania García o los alcaldes Alfredo García (O Barco), Mayra Gómez (Trabada) o José Miñones (Ames) precedieron a un Leiceaga que se mostró convencido de que las primarias han dado «forza» a un partido en el que hay espacio y trabajo para «todos», de ahí que calificase la unidad de «imprescindible».

En clave electoral lamentó que Feijoo se haya revelado para Galicia como un «acreditado contable» en vez de un presidente, y que como tal solo se preocupó del déficit y se olvidó de lo demás, «que era o máis importante». A Fernández Leiceaga, economista y profesor universitario, no le dan los números del PP y aseguró que todos los indicadores, absolutos o relativos, son peores desde que Touriño fue apeado de la Xunta.