Cabo de Cruz presume de sus colores

maría cedrón REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

CARMELA QUEIJEIRO

Vecinos de este pueblo costero de Boiro defienden su tradición de pintar cada casa de un tono

05 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Subiendo desde la lonja de Cabo de Cruz (Boiro) en dirección a la ría hay una calle a la derecha. Las casas que rodean la vía lucen cada una de un color. Destaca una coloreada rojo con las contraventanas verdes decoradas con macetas donde florecen las peonías o los geranios que inundan también el patio. La verja está cerrada. No hay timbre. Y es que hay que dar la vuelta hasta el otro lado para entrar porque la casa mira a la ría de Arousa. Forma parte de la colorida fachada marítima que caracteriza a Cabo de Cruz. Esa ante la que se sacan la foto o se hacen el selfie los turistas que toman el pueblo en verano.

La puerta principal mira hacia el cruceiro que se ve a lo lejos en una punta de la bahía, justo en dirección a la playa de Carregueiros. Es la Casa de Amor. Ahí nació María Amor y ahí se trasladó hace años Juan José Lojo, su esposo. El rojo de las paredes, el verde de las ventanas, los detalles de las hojas de la verja o los azulejos dibujados que decoran la escalera trasera los ha pintado y colocado él. Todo lo relativo a la flor es cosa de ella. «Que recorde -dice ella- as vivendas aquí sempre foron cada unha dunha cor». Y su memoria es larga porque ha cumplido ya los 65.

En el 2005 el concello de Boiro lanzó un proyecto que luego recuperaron en el 2008 los que vinieron después para potenciar que las casas fueran cada una de un color porque ahí es algo con solera. El proyecto afectaría a unas 200.