En Marea se instala en la crisis al acusar Beiras ahora a sus socios de afán por los «carguitos»

Carlos Punzón
c. punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

MARCOS MÍGUEZ

La coalición repite entre sus objetivos el derecho a la autodeterminación y obvia la cuestión del grupo parlamentario

24 may 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde que la coordinadora de EU, Yolanda Díaz, hizo pública su preferencia por que Xosé Manuel Beiras no sea candidato a la Xunta, las aguas de En Marea circulan de gruesas a muy gruesas. El dirigente nacionalista no disimula desde entonces su malestar con los candidatos de Podemos y EU que optan el 26J a repetir escaño en el Congreso y Senado, sobre los que va trazando un perfil que los despega cada vez más de las preocupaciones específicas de Galicia y los sitúa más en una carrera de méritos para lograr un puesto con visibilidad en el universo de Podemos.

No haber admitido cambiar el formato de coalición por el de partido para intentar conseguir un grupo parlamentario propio en la cámara baja con otro argumento jurídico, fue para los de Anova otra evidencia de su tesis de que Podemos y EU en realidad obvian el objetivo de diferenciarse del grupo en el Congreso de Pablo Iglesias.

Y además, la decisión de la dirección de EU de decantarse por el proyecto de las mareas locales para formar una candidatura para las autonómicas de octubre, en lugar de seguir evolucionando para esa cita a En Marea, ha acabado de certificar que la coalición sea cada vez más una alianza de conveniencia electoral donde los socios no esconden sus discrepancias.