Farmacéuticos de salud pública inician una huelga contra la reducción de las inspecciones sanitarias

E. Á. SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

CAPOTILLO

Aseguran que los programas sanitarios ya no cumplen la periodicidad de las revisiones, «por lo que los usuarios no van a tener garantía de tener agua en condiciones»

18 may 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando se creó el cuerpo de inspectores de farmacéuticos de salud pública se estableció una relación de puestos de trabajo de cien plazas, aunque el mayor número que trabajó en Galicia fue de 82 en el año 2008. Ahora mismo son 62 profesionales, con un número de establecimientos a revisar que alcanza los nueve mil, entre aguas de traída y vecinal de colegios, torres de refrigeración, piscinas, playas, albergues del Camino, centros de tatuaje o sistemas de agua caliente en hoteles, hospitales o residencias.

Aseguran que los programas sanitarios ya no cumplen la periodicidad de las revisiones, «por lo que los usuarios no van a tener garantía de tener agua en condiciones», aseguran desde el sindicato CSIF. Esta organización, junto con CC.OO., CIG y UGT, han convocado desde hoy una huelga indefinida durante todos los lunes, martes y miércoles, y hoy se concentrarán delante del Sergas en Santiago. Uno de los ejemplos de la reducción de la periodicidad de las inspecciones es la de los colegios del rural que tienen agua de traída vecinal o de un pozo. En el año 2009 se visitaba cada semana todos los colegios y se recogían seis muestras al año en cada uno. Ahora se hacen una o dos visitas al año, con recogida de muestras en función del riesgo.

Otra de las reivindicaciones de los farmacéuticos se refiere a los horarios. No trabajan por las tardes, ni los fines de semana o los festivos, por lo que si surge una alerta la recogida de muestras se demora al día laboral «ou trabállase de favor», aseguran. Como ejemplo ponen el episodio de alerta sanitaria en un hotel do Salnés en el que se alojaban dos clubes de baloncesto leoneses que sufrieron una intoxicación el fin de semana, pero la inspección de las instalaciones no pudo hacerse hasta el lunes. Los sindicatos creen que es inaceptable que la población esté desatendida por las tardes y los fines de semana «como se os riscos sanitarios se tomasen vacacións eses días». Consultada la Consellería de Sanidade por las reivindicaciones del colectivo, mostraron su extrañeza por el cierre abrupto de las negociaciones para evitar esta huelga.

Las reivindicaciones. 62 profesionales

Piden más recursos. Los farmacéuticos aseguran que con los trabajadores actuales es imposible cumplir la periodicidad de ninguno de los programas sanitarios. Además, solo trabajan por la mañana, por lo que tardes, fines de semana y festivo no hay inspectores si surge una alerta sanitaria. Los veterinarios de salud pública, por ejemplo, sí establecen guardias. La huelga es de carácter indefinida tres días a la semana, lunes, martes y miércoles, y se inicia hoy. Los sindicatos también critican los servicios mínimos fijados.