El violador del estilete: «Ya soy libre para hacer lo que quiera, dentro de un orden»

Vidal está con su novia en la casa paterna de Pol por primera vez tras la condena

El violador del estilete vuelve a Lugo Asegura que ha venido con su novia a hacer una visita pero que en apenas unas horas dejará la ciudad. Insiste en que está bien, tranquilo y es libre para hacer lo que quiera «dentro de un orden»

LUGO / LA VOZ

El conocido como violador del estilete, el lucense Félix Vidal Anido, de 53 años, se encuentra estos días con su novia en su casa paterna de San Martiño de Ferreiros, situada en el municipio de Pol. En la lluviosa tarde de ayer Vidal Anido se encontraba, junto a su pareja sentimental, ayudando a sus padres en la realización de tareas domésticas. Concretamente, estaba construyendo un pequeño invernadero casero en las inmediaciones de la vivienda familiar.

Muy receptivo y amable, aparentemente tranquilo y con un rostro mejorado con respecto a la última vez que fue visto por Lugo todavía en tercer grado, Félix Vidal Anido manifestó que se encontraba en Pol desde el pasado domingo. No reveló cómo había llegado al hogar familiar; simplemente dijo que venía de visita. «Vine con mi novia a ver a mis padres y seguramente nos iremos este domingo a nuestra casa», manifestó, sin querer revelar la ciudad a la que partiría con su pareja.

El conocido como violador del estilete insistió en que desde el pasado día 31 de diciembre goza de libertad. «Ya soy libre para hacer lo que quiera, dentro de un orden. El que quiera hablarme que me hable y el que no que se de una vuelta. Es lo que hay. No hay vuelta de hoja, ni nada más que rascar», dijo de manera muy contundente.

Vidal Anido explicó que se encuentra muy bien y que la integración con sus vecinos y conocidos es muy buena y que hizo vida normal esta semana en el pueblo de Pol.

Por su parte, su madre manifestó que percibía a un Félix mucho más calmado y tranquilo.

Más de 40 violaciones

Félix Vidal Anido salió el pasado 31 de diciembre de la cárcel de Dueñas, en Palencia, donde se encontraba cumpliendo su última condena. Esta última estancia entre rejas fue corta; apenas 21 meses impuestos por la Audiencia provincial de Lugo tras un intento de agresión sexual a una ciudadana de Lugo que no consiguió consumar gracias a la intervención de un hijo de la víctima. Esta vuelta a prisión en abril del año 2014 ocurrió menos de cuatro meses después de abandonar la cárcel de Villabona, en Asturias, al ser anulada la doctrina Parot y después de estar entre rejas más de 30 años.

El historial más conocido de Vidal Anido se iniciaba en los años 80, cuando fue condenado a 73 años por varios delitos de violación, media docena en grado de tentativa y otros tantos de abusos deshonestos y lesiones. Durante los primeros permisos carcelarios atacó a varias mujeres en Lugo, municipio al que acudía porque sus padres residen en la vecina localidad de Pol, en la casa donde estos días Vidal Anido pasa unos días con su novia. Tras su excarcelación no tiene cuentas pendientes con la Justicia y puede viajar libremente.

En alerta

Aunque ahora es una persona libre y no puede tener ningún sistema de vigilancia especial, su presencia en el municipio de Pol está causando cierta inquietud y permanece activado un protocolo dentro de las medidas que tienen las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado para prevenir todo tipo de delitos. La creencia de que los violadores en serie siempre son reincidentes hace que las fuerzas de seguridad mantengan un discreto dispositivo para que la población del pequeño municipio de Pol y sus cercanías no se alarme.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

El violador del estilete: «Ya soy libre para hacer lo que quiera, dentro de un orden»