La policía apunta a los celos como móvil del intento de asesinato de Vigo

El millonario luso afronta 9 años de cárcel por la agresión a su esposa modelo de 26


Vigo / La Voz

La policía de Vigo empieza a sopesar la posibilidad de que los celos movieron al millonario portugués de 56 años detenido en Vigo a planificar, supuestamente, el asesinato de su esposa de 26 años. Mientras intentaba asesinar a la mujer con una maza de cantera en la ducha de un hotel vigués, el marido sufrió un infarto que lo llevó a estar hospitalizado cinco días. Actualmente, la jueza de malos tratos de Vigo ha confinado al marido en un hospital de Pontevedra, en una unidad de enfermería vinculada a la penintenciaría de A Lama. El detenido, Carlos Inácio Pinto, tiene orden de ingreso en prisión, que se hará efectiva cuando se recupere de su insuficiencia cardíaca. La policía investiga si había una tercera persona en la vida sentimental de la pareja.

La jueza ha abierto un procedimiento de sumario porque la pena a la que se enfrenta el detenido, por la gravedad de los hechos, se sitúa alrededor de los 9 años de cárcel. El investigado, en su interrogatorio del viernes en el hospital, dio una versión en la que negaba los hechos pero no convenció a la jueza ni sus explicaciones pudieron desmontar las pruebas que hay contra él.

La conclusión del fiscal es que la agresión no surgió durante una riña conyugal sino que estaba planificada. El hombre llevó el arma homicida a la habitación del hotel y atacó sin decir palabra por la espalda a su esposa Eliza G.P. cuando esta se untaba crema corporal ante la ducha. La versión de la víctima ha sido contrastada por la policía y coincide. La sangre hallada en el baño y en el suelo del cuarto donde forcejeó con su marido es la suya. Huyó a gritos al pasillo y se quedó de pie, desnuda y con la cabeza cubierta de sangre, hasta que una limpiadora la auxilió. A los sanitarios e investigadores les sorprendió que la víctima, en ese momento, no quisiese hablar sobre lo ocurrido.

La tesis de los celos cobra fuerza porque había una diferencia de 30 años de edad entre ambos cónyuges, que conviven juntos desde que ella tenía 20. Es modelo pero desde el 2015, tras casarse, se había volcado en la vida hogareña en la casa del matrimonio en la exclusiva zona de São Felix da Marinha, en Vilanova de Gaia, cerca de Oporto. Su perfil del Facebook muestra un cuidado retrato propio de su carrera en la moda. Su propio marido le lanzó piropos orgulloso en la red social el 13 de abril.

Por otro lado, un crimen por codicia económica no concuerda con un millonario, natural de Viseu, que se había retirado de sus negocios para vivir de las rentas y que sostenía al hogar. No obstante, la jueza precisa que no hace falta ningún móvil para matar.

Un detalle que sorprende a la investigación es que el hombre ejerciese una fuerza al dar los golpes de su maza que no resultó letal pues, dos días después, la víctima fue dada de alta. En su coronilla presentaba una lesión de varios centímetros de diámetro aunque tenía más cortes. Llegó al juzgado por su propio pie, acompañada de una amiga. Es posible que la mujer, más joven, resistiese mejor los embates y ganase físicamente al marido. Su supuesto agresor sufría una afección cardíaca pero en su álbum de Facebook aparece vestido con traje de neopreno y gafas de sol en una playa 40 días antes del incidente. Escribió en inglés: «Excellent surf day» (Un día excelente de surf). La esposa insiste en que su matrimonio era idílico y su marido, de todo ejemplar, sin ningún episodio violento: «Fue de repente, no me lo puedo acabar de creer», dijo a la jueza.

La prensa portuguesa se vuelca con el caso y también descarta una reyerta

El Correio da Manha atribuye el origen de la agresión a que el millonario sufrió un ataque de celos respecto a su esposa pero sin aclarar qué pruebas le conducen a esa conclusión. «Diferencias de edad y celos podrían explicar el crimen violento de Vigo», dice en su portada el Correio da Manha. En cuanto al diario de Oporto, el Jornal de Noticias, sostiene que las causas del intento de asesinato no han trascendido y ese diario habla de una reyerta matrimonial. Aunque la riña se barajó inicialmente, la mujer lo desmintió: fue atacada a traición y sin mediar palabra. Ambos diarios resaltan que la pareja era vista por sus vecinos como un matrimonio feliz, como muestran en sus fotos juntos en Facebook, en las que posan agarrados, sonrientes o de forma romántica y una vida de rosas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La policía apunta a los celos como móvil del intento de asesinato de Vigo