El usuario de una residencia paga de media más de lo que cobra de pensión

Cada interno abona un promedio de 865 euros al mes y solo percibe 743,7 euros


Redacción / La Voz

La pensión media que perciben los mayores de 65 años en Galicia -de las más bajas de España- es, según los datos del Instituto Galego de Estatística, de 743,7 euros. El precio medio de una plaza en una residencia de mayores es de 1.545 euros, en este caso según refleja el Informe 2014. Las personas mayores en España que elabora el Ministerio de Servicios Sociales a través del Imserso. Según este mismo documento, de ese coste por plaza el usuario paga como media 865 euros. La conclusión, por tanto, es clara: los internos deben pagar por su estancia en la residencia más de lo que cobran.

Como es lógico, en esta media se engloban situaciones muy dispares, y además hay que tener en cuenta que en el caso de las residencias públicas y concertadas la Administración debe dejar a los usuarios una cantidad mínima de su pensión para sus propios gastos. No obstante, pese a estas matizaciones los datos del Imserso son elocuentes. El precio medio de una plaza pública en Galicia es de 1.500 euros mensuales, y de esta cantidad, el usuario paga como media 518 euros. En el caso de las plazas concertadas -aquellas que subvenciona la Administración en centros de gestión privada- su precio medio son 1.521 euros, de los cuales el residente abona 461. Mientras, el precio medio de una residencia privada en Galicia es de 1.615 euros.

A la vista de estos datos, el usuario de una residencia privada tendría que pagar por su estancia una cantidad sensiblemente superior a la pensión media gallega, mientras que los mayores que residen en centros públicos o concertados pagarían una cantidad inferior a esos 743 euros en los que se cifra la prestación media de los mayores gallegos. En el caso de las plazas públicas, los usuarios tendrían 225 euros de margen, y en el de las concertadas, 282. Siempre, eso sí, que lleguen a cobrar la pensión media, una circunstancia que en muchas ocasiones no se cumple.

Mejor en España

La situación en Galicia es peor que la media española. En el conjunto de España la pensión media de los mayores de 65 años es de 874 euros, notablemente mayor que la gallega. Mientras, el precio de una plaza pública en una residencia es igual que en la comunidad gallega, 1.500 euros, y el de una concertada es solo ligeramente superior, 1.577 euros. En cuanto al coste para el usuario, en el caso de los centros de titularidad pública la media estatal es de 508 euros, diez menos que en Galicia, y en los concertados, de 490, en este caso un poco más alto que en la comunidad gallega, donde eran 461. Sí es más bajo en Galicia, en cambio, el coste de las residencias privadas, que en el conjunto de España alcanza los 1.829 euros al mes.

Otra circunstancia que hay que tener en cuenta a la hora de analizar la carga económica que para los mayores y para sus familias supone el tener que pagar una residencia es que de cada cien plazas que existen en Galicia, 78 son privadas y solo 21 son de titularidad pública. De hecho, según datos de la Xunta, 1.700 personas están a la espera de una vacante en una residencia pública.

Centros de día

Otra alternativa de atención a los mayores son los centros de día, en los que los usuarios reciben atención especializada durante unas horas antes de regresar a su domicilio. En Galicia hay, según los datos del Imserso, 174 servicios de este tipo, y entre todos ellos suman 6.630 plazas. El índice de cobertura es de 1,02, es decir, existe una plaza por cada cien mayores de 65 años. Es, en este caso, la misma tasa que en el resto de España. Su coste, en cambio, es sensiblemente mayor en Galicia. El precio público de cada plaza es aquí de 916 euros al mes, mientras que en el conjunto del Estado es de 729.

En esta modalidad de atención la media que pagan los usuarios gallegos es, en el caso de las plazas públicas, de 195 euros al mes, mientras que en las concertadas es un poco menor, de 167 euros. Estas cantidades son más bajas que en el conjunto de España, donde cada mayor que acude a un centro de día público abona como media 216 euros cada mes, mientras el que elige uno concertado desembolsa 238 -en este caso el precio del concertado es mayor que el del público-.

la atención a los mayores

Un mínimo de 1.000 euros al mes si se elige la atención domiciliaria

Muchos mayores necesitan acudir a una residencia, bien porque no tienen familia y ya no pueden o no quieren vivir solos, bien porque sus allegados no pueden ocuparse de ellos o, en algunos casos, porque sufren patologías que necesitan una atención profesional. Pero, en realidad, la mayor parte de las personas prefieren permanecer en su hogar. Mientras sus condiciones de salud son relativamente buenas hay opciones como la ayuda a domicilio -trabajadores que acuden a su casa durante unas horas a realizar determinadas tareas- o la teleasistencia, que en Galicia utilizan 5.000 personas y que consiste en un dispositivo de alerta que, con el sencillo ademán de apretar un botón, deriva su llamada a una central que le envía ayuda en caso necesario.

Ahora bien, cuando el mayor necesita atención continuada la cosa se complica. Un contrato de una persona interna, que atienda al mayor durante todo el día -con un descanso de dos horas y un día libre por semana- supone un desembolso mínimo de 1.000 euros y el pago de la Seguridad Social. Si se necesitan más personas, porque el anciano no tiene familia o porque esta no puede hacerse cargo de sustituir a la persona contratada en sus libranzas, los gastos se multiplican.

Los servicios sociales que ofrecen las Administraciones no han sido capaces de crecer al mismo ritmo que las necesidades que genera el envejecimiento poblacional, así que muchos mayores y muchas familias se ven obligados a hacer muchos números para que los abuelos puedan recibir los cuidados adecuados en el último tramo de su vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El usuario de una residencia paga de media más de lo que cobra de pensión