Tres centros en Foz, Cervo y Corcubión llevan tiempo acabados pero todavía no han entrado en funcionamiento

Mientras la residencia de Samos corre peligro de cerrar por las dificultades del Concello para mantenerla, otros centros no han llegado siquiera a abrir


Viveiro, Carballo / La Voz

Mientras la residencia de Samos corre peligro de cerrar por las dificultades del Concello para mantenerla, otros centros no han llegado siquiera a abrir. Es el caso del nuevo geriátrico (40 plazas) y del centro de día (otras 40) de Foz, que siguen cerrados. La obra de construcción comenzó en agosto del 2014 y concluyó hace semanas. Desde entonces, el complejo está a la espera de que la corporación municipal decida qué tipo de gestión quiere para un complejo construido por la Xunta con una inversión inicial de 2,1 millones. Tras varias reuniones, los 13 ediles aún no se han puesto de acuerdo ni se han decantado por ninguna de las dos opciones que plantea el equipo de gobierno. Dos de los partidos -PSOE y Foz Plataforma de Futuro- ni siquiera aceptaron la invitación del regidor, Javier Jorge Castiñeira (PP), de visitar las instalaciones.

De optar por la gestión municipal, el equipo de gobierno sugiere que la oenegé Mensajeros de la Paz atienda el centro durante dos años, prorrogables a cuatro, con la idea de que continúe prestando servicio a los 34 residentes que ya atiende en el asilo de ancianos. La idea es que estos internos pasen a ocupar las nuevas instalaciones, lo que permitiría al Concello cerrar el asilo, que supera ya los 80 años y que es toda una institución por dar cobijo durante años a los más necesitados. Algunos partidos de la oposición tienen dudas sobre el proceso porque tampoco saben cuánto le costaría a las arcas municipales. La otra opción es que sea el Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar el que se haga cargo de su gestión, aplicando sus normas.

En otro punto de A Mariña, en San Cibrao (Cervo), tampoco abrió sus puertas la residencia de mayores (53 plazas) ni el centro de día (25). La obra civil, que comenzó en el 2011, está construida, pero todavía no se ha completado el equipamiento. Desde el Concello todavía tienen pendiente de decidir el modelo de gestión del complejo.

Por su parte, el Concello de Corcubión rehabilitó con ayudas de la Deputación de A Coruña dos edificios históricos de la plaza de Castelao, en el centro del pueblo, hace dos años. Desde entonces los inmuebles siguen cerrados por falta de medios para dotarlos de personal. La semana pasada el gerente del Consorcio le garantizó al alcalde que no se construirá otro centro nuevo en la Costa da Morte hasta que se ponga este en funcionamiento, pero no dio fechas para su apertura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Tres centros en Foz, Cervo y Corcubión llevan tiempo acabados pero todavía no han entrado en funcionamiento