Feijoo confirma que las autonómicas serán en otoño

El presidente de la Xunta rechaza hacer coincidir el 26J las elecciones de la comunidad y las generales porque «a Galicia lle interesa saír da inestabilidade da política nacional»

;
Feijoo: «O coherente é seguir garantindo a estabilidade» El presidente de la Xunta agotará la legislatura. Las elecciones gallegas serán en otoño

Santiago

Después de semanas de calculada imprecisión, el presidente de la Xunta ha confirmado oficialmente este mediodía lo que la cúpula de su partido, el PPdeG, ya intuía: que no adelantará las autonómicas. Estas tendrán lugar cuando tocan, en otoño, y no en coincidencia con la repetición de las generales, el 26 de junio. Alberto Núñez Feijoo sigue el camino marcado por el lehendakari, Íñigo Urkullu (PNV), quien la semana pasada ya descartó anticipar en el País Vasco los comicios de aquella comunidad, los cuales habían tenido lugar en la misma fecha que los gallegos tanto en el 2009 como en el 2012. 

El jefe del Ejecutivo autónomo ha realizado el anuncio tras participar esta mañana en un acto institucional, la inauguración del Bosque de Galicia, en las faldas del compostelano monte Gaiás. «Creo que o que lle interesa a Galicia neste momento é saír da situación de inestabilidade e da situación de desprestixio que se está a vivir na política nacional. [...] Vou seguir garantindo a estabilidade de Galicia porque creo en Galicia e porque non me parece en ningún caso aceptable aproveitarse dunha situación que nunca se dera en Galicia, cunha oposición fragmentada, dividida, con liortas internas», ha justificado su postura. 

Así las cosas, la cita con las urnas para repartir los 75 escaños del Pazo do Hórreo se celebrará en circunstancias temporales similares a las de 1993. En aquel año, por decisión de Manuel Fraga, los comicios a Cortes fueron en junio y los autonómicos, en octubre. En 1989 incluso transcurrieron menos meses entre ambas convocatorias: ni siquiera dos, desde el 29 de octubre hasta el 17 de diciembre.

Consultados por La Voz acerca de un hipotético adelanto electoral en este 2016, los miembros de la dirección popular ya habían elaborado la semana pasada una lista de solo cuatro ventajas y hasta diez inconvenientes. Entre las contras, los líderes conservadores habían citado tres relacionadas con lo que sería un inédito formato de campaña: el discurso autonómico quedaría diluido en el general, Feijoo perdería la ventaja que su marca personal representa frente a la de su partido y el debate sobre los casos de corrupción de los populares en otras regiones del país podría eclipsar todo lo demás.

Renunciar a cuatro meses de una mayoría absoluta única en España, dejar de ejecutar un gasto extra de 365 millones ampliables en otros 200 en función de la corrección del objetivo de déficit y no dar visibilidad a «nuestra estabilidad frente a la incertidumbre nacional» conformaban otro bloque de los peajes enumerados. «Nuestras autonómicas jamás han coincidido con las generales», «si adelantásemos íbamos a proyectar una imagen de claudicación ante lo que quiere Génova» y «tenemos aún varias cosas que aprobar» figuraban también en el catálogos de pegas. Este lo cierra un motivo más de consumo interno: la nueva dirección del PPdeG, que será nombrada este fin de semana, hubiese tomado posesión con los comicios ya convocados, sin margen para aterrizar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Feijoo confirma que las autonómicas serán en otoño