Una segunda oportunidad para las vacas de Boiro

J. Romero / J. C. Martínez REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Xoán A. Soler

La jueza ha cedido la titularidad del ganado a Vox Ánima, que ya las ha trasladado a un santuario para que puedan recuperarse

28 abr 2016 . Actualizado a las 20:36 h.

Martina y las otras 14 vacas que malvivían con ella en una cuadra de Abanqueiro, en el municipio de Boiro, reponen fuerzas desde este miércoles en el recinto de acogida de animales o santuario de la asociación Vacaloura, en Santiago, en donde ya tienen todo listo para iniciar una vida nueva y más placentera. Aunque para alcanzar ese bienestar, antes será necesario que atraviesen un proceso de desparasitación, saneamiento y nutrición con el objetivo de recuperar el peso perdido. Por si esto fuera poco, algunos ejemplares tendrán que pasar por las manos del veterinario para curar las heridas que presentan. Una de ellas, según explicaban en el colectivo Vox Ánima, que logró la tutela de las reses tras presentar una denuncia, tiene una lesión en una pata que «parece grave».

El traslado se completó en la más absoluta normalidad. Dos coches de la Guardia Civil y un camión especializado en el transporte de ganado, poco antes de las 11.00 horas del miércoles, se presentaron en la puerta del solar de Abanqueiro. El extitular de las reses esperaba a los agentes, y colaboró con los guardias. A primera hora de la tarde las vacas llegaban al santuario animal de Vacaloura, en donde, entre otras comodidades, tendrán un cobertizo solo para ellas.

Inés y Mario, los responsables del refugio, se emocionaron cuando llegó el camión y descargó a sus refugiadas. Tenían preparada una parcela en la que aún queda algo de hierba para pastar, a la que añadieron de paja. Las vacas recuperarán peso durante unas semanas. Dos se quedarán en Vacaloura. Las otras marcharán para santuarios similares, uno en Cataluña y el otro en Madrid.