El alto coste del título y los bajos salarios complican la contratación de socorristas

maría santalla REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

monica ferreiros

Algunos concellos temen tener que renunciar a las banderas azules si no cubren el servicio

21 abr 2016 . Actualizado a las 15:37 h.

En el año 2012 la Xunta aprobó un decreto que obliga a los socorristas a tener una certificación profesional para poder prestar ese servicio. Desde entonces, quienes deseen formarse como socorristas deben realizar un curso de 420 horas de duración en un centro homologado. Se trata, según reconoce Nuria Rodríguez, presidenta de la Federación de Salvamento e Socorrismo de Galicia, de cursos «muy caros» y con un máximo de 15 plazas. A estas exigencias se suman los bajos salarios y, sobre todo, el poco tiempo que duran las campañas de socorrismo, que en la mayoría de los concellos gallegos no superan los dos meses. El resultado de esta combinación de factores es que «no hay socorristas nuevos» y, por lo tanto, cada vez es más difícil cubrir la demanda, dice Rodríguez.

Cada año se necesitan en Galicia, calculan desde la federación, más de mil socorristas. Mientras, este año se han formado «como mucho 40 profesionales nuevos», explica Nuria Rodríguez. La imagen de cientos de socorristas presentándose a las pruebas convocadas por los concellos, frecuente hace algunos años, ya no existe. «Es un trabajo muy temporal, y hay que pagar 1.300 o 1.500 euros para hacer el curso y trabajar como mucho tres meses. Mucha gente desiste porque no le compensa», dice Rodríguez.

Pocas homologaciones

Aunque el certificado de profesionalidad no será obligatorio hasta el año que viene para los socorristas que ejercían antes del año 2012, quienes se incorporaron después de esa fecha tuvieron que seguir los parámetros de la nueva normativa. Además, se creó un registro de socorristas en el que tienen que figurar forzosamente los anteriores al año 2012 que quieran ejercer. Para incorporarse al registro definitivo los candidatos tienen tres vías -explica Nuria Rodríguez-: o bien por reconocimiento de la experiencia, haciendo el curso o estudiando el ciclo de FP en el que se imparte esta formación. El problema, según Roberto Rincón, de la Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo, es que «no se ha dado abasto a homologar. Hay 200 plazas cada año para homologar, y no todas son para socorristas de medio natural», indica. Esta lentitud a la hora validar las titulaciones también está detrás de la escasez de socorristas, aunque para Rincón el problema básico es la corta duración de los contratos en Galicia.