Los profesores piden a los padres que no usen el WhatsApp para airear quejas

Apuntan que cualquier asunto sobre la educación ha de resolverse en el centro antes de publicarlo en un grupo porque puede provocar un problema mayor


Redacción / La Voz

Una queja puntual o un comentario lanzado en caliente en un grupo de WhatsApp puede crear un auténtico terremoto en la convivencia de un centro escolar. Por eso, ante la proliferación de los chats de la clase, los profesores ruegan a los padres y madres cautela a la hora de comentar en esa plaza pública virtual un conflicto o una pequeña queja relacionada con la actividad docente. Sobre todo reclaman prudencia porque aunque la conversación sea entre adultos, está hablándose de temas relacionados con un menor. El peligro radica en que un rumor lanzado por impulso acabe convertido en un problema grave al acabar amplificado en la red.

«La brecha entre familia y escuela no puede arreglarse con un parche digital, los problemas han de solventarse en los espacios que corresponden, no dejarlos al albur de Internet», apuntan desde ANPE. Los datos que maneja la agrupación de profesores muestran que una de cada cuatro quejas que llegan al Defensor del Profesor proceden de grupos de WhatsApp. Por no hablar de cómo el control de la actividad de los niños fue aumentando a medida que se popularizaba el uso.

Información errónea

El punto de partida del problema es que muchas veces los padres no hacen un uso correcto de una herramienta de suma utilidad para cuestiones como mandar avisos o estar comunicados en caso de un evento. Los malentendidos están a la orden del día en los grupos de WhatsApp. «Ás veces pasan algunha información errónea. Poden lanzar algo que non é veraz», apunta el director de un centro de primaria compostelano. Otra profesora de un centro de la provincia de Pontevedra indica que «nalgún caso créase un canal de comunicación sobre un conflito antes de acudir ao centro para resolver co que usan esa canle do xeito que non deberían».

Por esa razón, los profesores piden el uso de los cauces habituales para gestionar un conflicto. Además recuerdan que, aunque hablen de un problema relacionado con un profesor que, por ejemplo, no explica bien, no dejan de estar hablando indirectamente de menores.

Justo en este sentido, la portavoz de Confapa, Helena Gómez, pide también cautela porque «moitas veces hai pais que están dados de alta no mesmo chat, pero non se coñecen entre eles. Non podes saber quen son eses pais de todos os nenos da clase do fillo, entón estás comentando cousas da educación dos nenos con xente que non coñeces de nada».

Una de las soluciones que propone para frenar la locura del WhatsApp es se penalice de algún modo: «Moitos pais están facéndolles fraco favor aos nenos. Non debería de resultar gratuíto e entón penso que se controlaría máis o uso», afirma. Aunque tampoco toda la utilización que les dan es mala, no hay que generalizar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Tags
Comentarios

Los profesores piden a los padres que no usen el WhatsApp para airear quejas