Condenada la red que bloqueó cientos de ordenadores con falsas sanciones de la Policía

El mensaje advertía de que se habían «detectado archivos de vídeo de contenido pornográfico con elementos de violencia y pornografía infantil»


Pontevedra / La Voz

Fue a principios de mayo del 2011 cuando cientos de ordenadores en España, miles en todo el mundo, se infectaron con un virus troyano que los bloqueaba apareciendo un mensaje en sus pantallas que, simulando ser de la policía, advertía de que se habían «detectado archivos de vídeo de contenido pornográfico con elementos de violencia y pornografía infantil». El aviso concluía con la amenaza de que o se pagaba una multa de cien euros o el contenido del ordenador sería borrado. En todo el territorio nacional, 930 internautas denunciaron la infección de sus ordenadores, de los cuales 390, entre los que había nueve gallegos -seis tienen su domicilio en Pontevedra, mientras que los restantes residen en A Coruña y Ourense-, llegaron a abonar la falsa multa.

Cinco años después de aquella infección masiva, la Audiencia Nacional acaba de condenar a diez integrantes de la red que creó este virus. Las penas impuestas a estas personas de nacionalidad rusa, ucraniana y georgiana son por delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. La mayor condena -dos años de prisión por cada uno de estos delitos- ha recaído sobre el «máximo responsable de la creación y difusión a nivel mundial del virus». Este experto informático, se da la circunstancia, fue detenido en Emiratos Árabes Unidos y, posteriormente, extraditado a España.Una vez las víctimas habían pagado lo que pensaban que era una multa, el resto de acusados se ocupaba de ocultar el origen del dinero y obtener su importe en efectivo o en cuentas seguras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Condenada la red que bloqueó cientos de ordenadores con falsas sanciones de la Policía