Elecciones, ceses y sentencias apean a 49 de los 250 políticos más veteranos

Los doscientos gallegos con más tiempo en cargos públicos llegan a 24 años de media

Años en activo en cargos públicos Años en activo en cargos públicos

vigo / la voz

Las elecciones municipales y generales, los relevos y abandonos que dichos comicios han desencadenado en las listas, y la acción de la Justicia ha renovado en los dos últimos parte del grupo más veterano de cargos electos y políticos designados en Galicia.

De los 250 políticos que hace dos años llevaban más tiempo ocupando cargos públicos se han caído 49, la mayoría de ellos, 33 en total, en el ámbito de acción municipal. Hace dos años esos 250 políticos sumaban 5.593 años desempeñando tareas a cuenta de puestos de elección ciudadana o de designación. Descontados de ese grupo los que por una u otra razón han causado baja, el resto todavía acumula 4.671 años en cargos, lo que supone una media que se sitúa en los 24 años en la vida pública por cada uno de ellos.

Hasta seis alcaldes dejaron dicha actividad tras verse apeados del puesto por las urnas o los pactos postelectorales, acuerdos que por ejemplo dejaron fuera de juego a Xosé López Orozco en Lugo. La que era la gallega con más años en política, la alcaldesa de Ramirás, Pilar Otilia, rozó los 41 años como regidora hasta que una coalición de la izquierda la jubiló el año pasado. José Costa en Covelo aguantó alrededor de un año como edil tras 39 en la alcaldía, y también se vio abocado al relevo los sempiternos alcaldes de Monterroso (36), Sandiás (36) y Muras (25), como también las urnas empujaron fuera de su sillón a Rafael Louzán (21) tras perder la Diputación de Pontevedra.

Pero la razón más común y que ha introducido una mínima dosis de renovación entre los políticos gallegos ha sido el abandono por decisión propia o por no contar con apoyos para repetir en las listas. Hasta 31 de los políticos más veteranos han sido relevados por dichas causas, todos ellos encabezados por el que fuera alcalde de Vilagarcía y que no repitió de nuevo como aspirante al Senado, José Luis Rivera Mallo, tras sumar casi 37 años en cargos públicos, como tampoco volvió a optar en la Cámara Alta el socialista ourensano Miguel Fidalgo tras pasar otros 33 entre el Ayuntamiento de Ribadavia, el Parlamento gallego y las Cortes.

La acción de la Justicia o sus efectos en la política cortaron las carreras del socialista Pachi Vázquez, que dejó la cámara autonómica y 26 años de carrera tras ser imputado, como le ocurrió en el mismo hemiciclo a la popular María Faraldo (23 años en activo) y a Soledad Piñeiro (16) también parlamentaria del PP. Imputados y finalmente sin cargo tras sus ceses quedaron igualmente los delegados de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez (37), y en Vigo, María José Bravo (21).

Un condenado

Pese a la notable cantidad de políticos investigados, la condena judicial firme solo truncó la carrera de uno de ellos en los dos últimos ejercicios entre parlamentarios de cualquiera de las cámaras, alcaldes y ediles de las siete mayores ciudades de la comunidad. Ese fue el caso del que fue primero concejal y luego alcalde de Rairiz de Veiga en total durante 21 años, el popular Xosé Xaquín Rodríguez, inhabilitado durante ocho años al ser considerado autor de un delito de prevaricación continuada.

Entre los más veteranos también se registró un fallecimiento, el del alcalde de A Gudiña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Elecciones, ceses y sentencias apean a 49 de los 250 políticos más veteranos