Así actúan los desvalijadores de casas

Las bandas están formadas por personas muy preparadas, que se mueven mucho y tienen objetivos claros

.

Redacción / La Voz

«La labor de policías y guardias civiles es continua para frenar a este tipo de grupos», pero «desmontas una banda y aparecen otras». Lo decía hace tan solo unos días el delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, quien este lunes incidía en la importancia de la colaboración ciudadana a la hora de luchar contra las mafias organizadas de ladrones.

Un repaso a los robos y a las operaciones policiales desarrolladas en Galicia durante el último año da la razón a Villanueva en esa afirmación de que, desmantelada una banda, aparecen otras en su lugar. Pese a que el trabajo de la Policía Nacional y de la Guardia Civil ha permitido desarticular en el último año un buen número de grupos organizados de delincuentes, estos siguen actuando. Recurriendo a otra afirmación reciente del delegado del Gobierno: «La tasa de criminalidad sitúa a Galicia más de 15 puntos por debajo de la media nacional. Las estadísticas reflejan datos reales, pero claro, a la persona que le han robado eso no le vale de nada».

Muestra del intenso trabajo policial son las dos operaciones desarrolladas en los últimos días, que supusieron el desmantelamiento de dos grupos que actuaban en las provincias de A Coruña y Pontevedra uno y en las de Ourense y Pontevedra el otro, ambos en viviendas. No todos los grupos organizados para el robo son iguales ni se comportan igual, pero el patrón dominante es el de bandas itinerantes y altamente especializadas.

Tácticas paramilitares

Zulos para el botín. La banda que actuaba en Pontevedra y A Coruña y que fue capturada por la Guardia Civil este fin de semana ocultaba las joyas y el dinero que sustraían en casas y chalés en dos zulos que habían creado en un monte de Santiago. Los detenidos, de nacionalidad albanesa, residían en varios pisos francos que alquilaban en Santiago y A Coruña. Desde ellos salían de noche, vestidos de negro. Los asaltantes estaban altamente cualificados y utilizaban tácticas paramilitares y técnicas de contravigilancia. Tras cometer los robos abandonaban Galicia y se desplazaban a Barcelona, donde se ocultaban y preparaban el siguiente golpe.

De siete a diez

Solo oro. Un procedimiento similar al de este grupo utilizaba el que fue desmantelado a mediados de febrero y que se vinculó a una oleada de asaltos a casas del entorno de A Coruña. Eran también albaneses y practicaron casi todos sus asaltos entre las siete de la tarde y las diez de la noche. Solo buscaban oro. Al igual que los anteriores, tenían una gran movilidad. Se desplazaban por toda España y viajaban a otros países europeos.

Itinerantes

Cientos de kilómetros para delinquir. Muchos de los grupos que se organizan para delinquir se mueven, incluso a grandes distancias, para perpetrar sus operaciones. Un ejemplo de esta forma de actuar es el de una banda georgiana que tenía su residencia fijada en Barcelona y que viajaba a A Coruña para cometer los robos. Allí permanecían solo unos días y se les considera, junto a otro grupo formado por delincuentes habituales de la ciudad, responsables de haber vaciado 50 viviendas en julio y 104 en agosto.

El botín

Joyas, dinero y botellas de vino. Las bandas que entran en viviendas suelen fijarse en dos objetivos: las joyas y el dinero. Muchos van solo a por eso y no se llevan nada más. Pero hubo quien en A Lama no hizo ascos a botellas de Vega Sicilia. La tecnología está en horas bajas, pero a veces también se la llevan.

Pendientes del tiempo

Actuar sin lluvia. En octubre, la Guardia Civil de Pontevedra desmanteló una organización especializada en desvalijar viviendas que se caracterizaba por actuar solo en días no lluviosos. La razón era que entonces había más posibilidades de que los habitantes de las viviendas rurales se ausentasen para realizar labores agrícolas dejando la puerta abierta.

En tiendas de campaña

El piso, para ducharse. Una de las organizaciones que actuó en el entorno de A Coruña dormía en el monte en tiendas de campaña. El grupo, formado por ciudadanos albaneses, pernoctaba entre la maleza. Es habitual entre las bandas de esa procedencia, que suelen alquilar pisos que solo usan para ducharse.

Deportados

Prefieren la expulsión a la cárcel. Por supuesto, entre las bandas que se dedican a asaltar viviendas en Galicia hay muchos delincuentes autóctonos, pero también extranjeros. En este caso, cuando se cumplen determinadas condiciones, se les ofrece la oportunidad de elegir entre cumplir la pena o ser expulsados de territorio español por espacio de diez años. Muchas veces, para esquivar la cárcel, eligen lo segundo. Es el caso de los miembros de una banda cuyos integrantes, de nacionalidad rumana, fueron juzgados el verano pasado y que eligieron su deportación.

Operación Palomero

En quince municipios. A finales de enero caía una banda a la que se atribuían cien robos en chalés y naves de quince municipios del entorno de A Coruña. Tres vecinos de Oleiros con un amplio historial delictivo fueron detenidos en el marco de esta operación, denominada Palomero.

Nadie a salvo

Agentes robados. Los cacos no tienen muchos miramientos a la hora de elegir a sus víctimas. En diciembre, cuatro personas entraron en las casas de un guardia civil y dos policías en Santiago y se llevaron, entre otras cosas, dos pistolas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Así actúan los desvalijadores de casas