«Ni la sanidad pública es ineficiente ni la privada ahorra a costa del paciente»

Marta Taboada, directora gerente de la asociación gallega de hospitales privados, asegura que es más fácil gestionar los centros privados porque el estatuto público «no deja incentivar al bueno»


Santiago / La Voz

Marta Taboada es la directora gerente de la Asociación de Hospitales de Galicia, una entidad que engloba doce centros hospitalarios privados de la comunidad. Ahosgal nació en el 2011 «porque veíamos que la población ni entendía ni valoraba la sanidad privada», explica.

-El Real Decreto Ley 16/2012 recortó determinadas prestaciones sanitarias en la red pública, ¿hubo un repunte de pacientes en la privada?

-Los seguros privados han ido creciendo, es quizás uno de los pocos sectores en donde ha habido crecimiento en época de crisis, todos los años del orden de un 3 o un 4 %. ¿Esto se ha traducido en un aumento de pacientes en los hospitales privados? No, porque una cosa es tener un seguro de salud y otra que lo uses porque enfermas. El crecimiento se ha centrado en colectivos, es decir, empresas que cobran ese servicio y ofrecen a sus trabajadores el seguro. El individual no ha crecido. Pacientes que vean problemas de acceso a la sanidad pública y se dirijan a una aseguradora no han aumentado.

-¿Los conciertos con la Administración crecen con la derecha?

-Los conciertos han disminuido igual que lo ha hecho el presupuesto de salud, pero los conciertos más. Han disminuido tanto en lo que paga la sanidad pública gallega por cada proceso, como en la actividad que deriva. Pero no solo ha pasado en Galicia, sino en toda España.

-Povisa, uno de los centros de Ahosgal, tiene un concierto singular con el Sergas y las listas más elevadas de espera de la sanidad gallega, ¿qué no funciona?

-No conozco bien los detalles, pero el acuerdo de Povisa consiste en un pago por cada uno de los ciudadanos asignados a ese hospital. En concreto algo más de 500 euros por persona, cuando la media de gasto público es de 1.200, y hay que hacer exactamente lo mismo. Pero ese no es el motivo de las listas. En el sistema público se manejan dos tipos, pero Povisa no tiene una lista estructural y otra no estructural, solo una. Si en la pública juntásemos las dos, estaríamos en tiempos de espera similares.

-En la sanidad pública falta eficiencia y en la privada se ahorra con la salud del paciente. Es un mantra que se escucha constantemente.

-Creo que son falsas las dos afirmaciones. Es cierto que había una forma de hacer las cosas antes de la crisis y hay otra después de la crisis, pero en todas partes. La pública durante mucho tiempo no tuvo razón para ser más eficiente, y la crisis obligó. Ahora lo es mucho más, quizás no de forma adecuada porque se ha recortado mucho, solo hay que ver los recursos humanos que han desaparecido del sistema público. Pero igual que no es cierto que no sea eficiente, tampoco que la privada ahorre dinero a costa de la atención sanitaria o del paciente. A veces los médicos trabajan en la pública y en la privada y su mentalidad no cambia. El médico y el enfermero tienen una mentalidad asistencial y es muy difícil, por no decir imposible, trasladar desde la cabeza de la empresa a la atención sanitaria que ahorre dinero. ¿Que organizativamente se hacen mejor las cosas?, Sí, porque las empresas son más pequeñas y más fáciles de gestionar, ya que hay capacidad sobre cosas que en la pública no. El estatuto hace muy difícil gestionar los recursos humanos, porque no te deja premiar o incentivar al bueno.

-El usuario acude a la privada para revisiones o problemas de salud leves, pero cuando es grave todos van a la pública.

-No es cierto, los hospitales privados hacen el mismo tipo de cirugías que los públicos, las mismas pruebas y tecnológicamente están incluso mejor. No es cierto que solo se atiendan las cosas pequeñas pero sí existe esa mentalidad en la gente y no entiendo por qué. Hay una prueba irrefutable, los funcionarios tienen derecho a elegir pública o privada, y el 85 % elige la privada.

-Denuncian que aseguradoras de tráfico presionan a los accidentados para que vayan a determinadas clínicas.

-La ley establece que el lesionado de tráfico tiene derecho a elegir centro, sea público o privado. Pero a la aseguradora, en función de la patología, le interesa más que vaya a uno u otro, por lo que presionan. Incluso nos hemos encontrado, y lo hemos puesto encima de la mesa, que se llega a amenazar al asegurado con dejarlo sin cobertura, en algunos casos incluso engañando.

-¿Lo han denunciado?

-Cuando vemos que una compañía hace eso reiteradamente hablamos directamente con ella, pero es el paciente quien tiene que poner la denuncia. No todas lo hacen, sino determinadas compañías.

-¿Por qué nace Ahosgal?

-Porque veíamos que la población ni entendía ni valoraba la sanidad privada, parece que hay una contraposición cuando en realidad son complementarias. Deberíamos sentimos orgullosos de la pública y de la privada, igual que cuando tenemos una buena empresa nos sentimos orgullosos. Hay una especie de lucha público privado.

-¿Cuál debe de ser entonces la relación?

-Son complementarias. Defendemos una sanidad pública que garantice un acceso universal e igualitario, y financiada con fondos públicos. Pero quién la realiza no debería de modificar el título de pública. Defendemos cualquier tipo de colaboración en beneficio del ciudadano, en unos casos puede ser asignación poblacional, concierto de listas o un concierto singular.

-¿Cuánto suponen los conciertos para Ahosgal?

-Si contamos Povisa, el 44 % de los ingresos proceden del Sergas. Si lo excluimos, el 25 % proviene de conciertos, el 72 % de aseguradoras y el 8 % de particulares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Tags
Comentarios

«Ni la sanidad pública es ineficiente ni la privada ahorra a costa del paciente»