El PSdeG ve en Besteiro a su candidato ideal, pero su imputación genera dudas

Los notables del partido no dan un nombre alternativo para pelear por la Xunta

Las dos preguntas al PSOE Las dos preguntas al PSOE

santiago / la voz

El nombre de José Ramón Gómez Besteiro no solo es el más pronunciado por los notables del PSOE gallego a la hora de señalar al candidato idóneo para competir por la presidencia de la Xunta, sino que también es el único que emerge en las respuestas. Ahora bien, las dudas y los matices que se derivan de su condición de imputado en relación a un asunto urbanístico, y que casi nadie pasa por alto, lastran en gran medida las posibilidades del líder del PSdeG de convertirse en el cabeza de lista para las elecciones gallegas previstas para el otoño.

Estas son algunas de las conclusiones que arroja la consulta realizada por La Voz a un total de 22 cargos del partido, entre los que se incluyen responsables orgánicos de la dirección gallega, de las cuatro provincias y de las principales ciudades, así como representantes institucionales en los concellos, las diputaciones y las diferentes cámaras legislativas.

Hay cuatro factótums del socialismo galaico que amablemente declinaron responder: Abel Caballero, alcalde de Vigo; Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra; José Blanco, eurodiputado; y Pachi Vázquez, predecesor de Besteiro en la secretaría general del PSdeG. Pero otros 18 sí accedieron a mojarse al ser interpelados por el «candidato idóneo» del partido para las elecciones gallegas. Y de ellos, un total de once -el 61 % de los que respondieron- invocan sin titubeos el nombre de Gómez Besteiro, mientras que otros cinco, que representan el 27 %, prefieren implicarse únicamente con un candidato que sea elegido por los militantes en unas elecciones primarias, al que no son capaces de ponerle nombre, pues más allá de Besteiro todavía no hay nadie que pusiera sobre la mesa un candidato alternativo.

En la línea de no implicarse de antemano con Gómez Besteiro se sitúan las secretarias generales del partido en las ciudades de Ferrol y A Coruña, Beatriz Sestayo y Mar Barcón, respectivamente, así como el secretario general para la provincia de Ourense, Raúl Fernández, hombre muy cercano a Pachi Vázquez, y las diputadas autonómicas Carmen Gallego y Patricia Vilán, ambas de la provincia de Pontevedra.

En el polo opuesto, las adhesiones al líder del PSdeG proceden de su feudo político, Lugo, donde Besteiro cuenta con los avales de Darío Campos, Lara Méndez o Lago Lage. No le falta el respaldo de sus colaboradores, como Pilar Cancela y Valentín González Formoso, números dos y tres de la dirección gallega, ni tampoco el de algunas personas que lo apoyan en otros territorios como la provincia de A Coruña (Julio Sacristán), Pontevedra (Modesto Pose, Antón Louro y Alberto Varela) y la de Ourense (Alfredo García y Carmen R. Dacosta).

Pero del mismo modo que la mayor parte de los notables del PSdeG ven en Besteiro al candidato idóneo para la Xunta, una parte de sus principales apoyos -seis en total- introducen algunos matices a la hora de responder a la pregunta de si apoyaría al líder socialista como candidato, habida cuenta de que se le imputan cuatro delitos en el marco del caso Garañón. Se trata de apostillas del estilo «siempre que pueda, sí», que lleva el sello del senador Modesto Pose; «en principio, sí», a la que alude el alcalde de O Barco y presidente de la Fegamp, Alfredo García; o de reparos como los de «sí, siempre que no esté imputado», que pone sobre la mesa el portavoz parlamentario, Méndez Romeu.

La imputación «limita»

El propio Antón Louro, presidente del PSOE en Pontevedra, remarca con rotundidad que la imputación judicial «limita una decisión» a la hora de apoyar o no a un candidato a la Xunta. Y esa misma razón es la que lleva a la viceportavoz parlamentaria, Carmen Gallego, a ser la única persona que afirma con claridad que no apoyaría a Besteiro.

A dos semanas vista de que los socialistas gallegos celebren su comité nacional para convocar las primarias -la reunión orgánica se retrasará una semana para no coincidir con la consulta a las bases que hará Pedro Sánchez antes de someterse a la investidura-, el partido está metido en una encrucijada. Tras desangrarse internamente en sucesivas cuitas internas y dejar potenciales candidatos abandonados en la cuneta, son muchos los que en el PSdeG empiezan a verle las orejas al lobo, conscientes de que pueden ser desplazados nuevamente por En Marea como segunda fuerza política.

Así que la expresión pronunciada por Ismael Rego, portavoz parlamentario con Touriño, de que la decisión que adopte Besteiro es la que a él le valdrá, apunta hacia la salida del laberinto. Si no le llega una notificación de la Audiencia de Lugo para dejarlo desimputado, es el propio líder del PSdeG el que tiene que decidir: o asume el riesgo de ser candidato imputado o bien promueve para esta misión a alguna persona de su confianza en la dirección, como Pilar Cancela o González Formoso. En una cosa insiste Besteiro las últimas semanas, en afirmar que actuará «con responsabilidad». Esa es por ahora la única pista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El PSdeG ve en Besteiro a su candidato ideal, pero su imputación genera dudas