El PSdeG y Ciudadanos dicen que puede haber excepciones en el veto a los cargos imputados

Besteiro pide esperar a ver el acuerdo final y mantiene intacta su aspiración de convertirse en el candidato a la Xunta


santiago / la voz

El acuerdo que negocian el PSOE y Ciudadanos para apartar de los cargos públicos a los políticos salpicados por casos de corrupción no está todavía cerrado y es susceptible de incorporar «alguna salvedad» en su letra pequeña. Así lo dieron a entender ayer desde ambos partidos, al dejar claro que, más que un código ético de aplicación voluntaria, lo que están negociando son una serie de medidas que puedan tener reflejo a nivel legislativo para que se aplique de forma obligatoria a todos los partidos políticos.

Tanto el líder de los socialistas gallegos, José Ramón Gómez Besteiro, como el secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, apelaron ayer a la prudencia a la hora de valorar un acuerdo que aún no se ha plasmado por escrito, y que se está discutiendo en el marco de las conversaciones que mantienen ambas formaciones para facilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

«Non prexulguemos un acordo que aínda non está pechado», objetó Besteiro, mientras desde su partido valoran que la filosofía del documento en discusión no pasa por apartar de la vida pública a todos los políticos imputados de forma automática e indiscriminada, lo que dejaría al propio Besteiro fuera de la carrera por ser candidato de los socialistas a la Xunta y obligaría a su partido a expulsar a los alcaldes de Culleredo o Viveiro, así como al de Vigo, Abel Caballero, que a la vez presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), o incluso al de As Pontes, Valentín González Formoso, que también preside la Diputación de A Coruña.

Desde Ciudadanos, Gutiérrez puso de ayer de relieve que la expulsión del presidente de la FEMP o la renuncia de Besteiro es algo que «no se ha considerado», declaró a Antena 3, e incluso admitió que habrá que esperar a conocer el acuerdo final para ver «si hay que hacer alguna salvedad en este sentido».

La candidatura, en el aire

En el PSOE gallego hay voces que entienden que la negociación entre su partido y Ciudadanos dificulta mucho las cosas para que Gómez Besteiro pueda mantener la hoja de ruta para intentar convertirse en el candidato a la presidencia de la Xunta. Lo cierto es que la maraña judicial que rodea al dirigente lucense desde que la jueza Pilar de Lara le imputó los delitos de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y contra la ordenación del territorio, todos ellos derivados de la modificación de un convenio urbanístico en la etapa en que Besteiro era concejal en el Ayuntamiento de Lugo, no hicieron que el líder del PSdeG renunciara a sus aspiraciones de convertirse en el cartel electoral para la Xunta.

Tampoco lo hicieron ayer tras conocer el acuerdo de lucha contra la corrupción que negocian Ciudadanos y el PSOE en Madrid. Es más, en el entorno de Besteiro considera que el dirigente gallego puede quedarse al margen de las implicaciones que pueda tener el pacto en la práctica debido a que no ocupa ningún cargo público.

En este sentido se pronunció ayer el portavoz de los socialistas en el Senado, Óscar López: «No está en ningún cargo público», dijo de Besteiro, dando por sentado que no tendrá que dimitir de ningún puesto ocurra o lo que ocurra, pues ahora mismo solo desempeña un cargo orgánico, que es el de secretario general del partido.

Besteiro optó por no profundizar en esta cuestión. Tras participar en un acto de la federación vecinal de Lugo dirigido a reclamar servicios ferroviarios, el líder del PSdeG se limitó a subrayar que en su actuación política «sempre asumín a responsabilidade como principio». Es decir, que su disposición es plena a acatar lo que se acuerde la dirección del partido. En todo caso, el número uno de los socialistas gallegos destacó que «o importante» es que Pedro Sánchez está «intentando sacar a España do pozo no que o meteu o PP».

Depurados de las listas

Pero al margen del acuerdo al que pueda llegar el PSOE con Ciudadanos, está el propio código ético que aplican los socialistas de puertas adentro y que obliga a suspender de militancia a cualquier persona que afronte la apertura de un juicio oral.

Más allá de eso, Óscar López sí puso, de forma indirecta, una objeción a que Besteiro pueda ir en una lista del PSOE estando imputado. «Un imputado no puede ir en una lista y no va ninguno, se ha cumplido ya», dijo López, en alusión a las elecciones generales, cuando Ferraz tumbó propuestas como las de Pablo Bellido o Lorena Canales precisamente por las imputaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El PSdeG y Ciudadanos dicen que puede haber excepciones en el veto a los cargos imputados