Iglesias corrige al «militante» Rioboo y ratifica la coalición con Anova y EU

s. lorenzo SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

Descarta cualquier posibilidad de que Podemos vaya a las autonómicas en solitario

26 ene 2016 . Actualizado a las 10:52 h.

Pablo Iglesias rebajó ayer al líder de Podemos en Galicia, Breogán Rioboo, a la condición de un militante más para desautorizar el debate abierto por este sobre la posibilidad de que el partido morado acuda a las autonómicas en solitario, al margen de la coalición tripartita En Marea que integra con Anova y EU. Eso sí, Iglesias expresó su respeto por la opinión de «cualquier militante», en alusión a Rioboo.

En una intervención en la cadena Ser, el secretario general de Podemos se mostró tajante sobre las manifestaciones del responsable de su partido en Galicia, al tiempo que aventuró que la entente con Podemos y EU será la opción ganadora en los comicios autonómicos. «Apostamos claramente por En Marea como espacio en el que, con otras fuerzas y sectores sociales, deberemos concurrir a las elecciones en Galicia, y estoy convencido de que ganaremos. Estoy convencido, además, de que el apoyo de la militancia será masivo, y respeto la opinión de cualquier militante de Podemos», recalcó.

Iglesias puntualizó que Rioboo «entenderá que hay una voluntad clara de Podemos y de su dirección por apostar por un modelo de confluencia que se ha mostrado enormemente exitoso», señaló en referencia a las alcaldías urbanas conquistadas en las municipales y a los seis diputados que En Marea aporta al grupo parlamentario de Podemos en el Congreso. «Está claro que En Marea va a ser la fuerza política que va a ganar las próximas elecciones en Galicia», insistió, al tiempo que defendió que su partido desempeñará «un papel fundamental en impulsar que nuestra opción en Galicia, En Marea, pueda ganar las elecciones y formar un gobierno de cambio». Con todo, Iglesias matizó que, si se produce algún desacuerdo sobre la conveniencia de mantener esos aliados para las autonómicas, «existen órganos para tener esa discusión, y la última palabra la tendrán que tener los inscritos».