Una nueva borrasca dejará lluvias en la jornada de la vuelta al cole

Alerta amarilla por chubascos en A Coruña y Lugo y por vientos en toda Galicia

;
Y de regalo... ¡otro temporal! El mal tiempo marcó la estampa de la jornada de Reyes. No había niños ni juguetes en las calles. Poca gente y muchos paraguas, aunque siempre quedan valientes que le ven el lado bueno a estos desapacibles días.

redacción / la voz

La mayor parte de los escolares gallegos regresan este jueves al colegio tras las vacaciones navideñas. Tendrán que hacerlo bien pertrechados con chubasquero y paraguas, porque el día volverá a estar pasado por agua. Una nueva borrasca llega a Galicia desde el Atlántico empujada por los vientos del suroeste. La consecuencia de este nuevo frente será una jornada de cielos cubiertos con precipitaciones generalizadas.

Las previsiones han obligado a activar nuevas alertas. Así, toda Galicia estará bajo un aviso amarillo, a lo largo de todo el día, por vientos, que superarán los 80 kilómetros por hora en el litoral y en las zonas altas del interior. De nivel amarillo es también la alerta por lluvia, que afectará a la provincia de A Coruña a partir de las nueve de la mañana y a la de Lugo desde las seis de la tarde. Según MeteoGalicia, en ambas zonas las precipitaciones pueden superar los 40 litros por metro cuadrado en doce horas.

También en el mar la situación estará complicada. La predicción de viento ha llevado a activar la alerta naranja en el litoral de A Coruña por vientos de fuerza 8, mientras que en A Mariña y el litoral pontevedrés el nivel de aviso es amarillo por vientos de fuerza 7. La alerta por olas es naranja, con mar de 5 a 7 metros en la costa de A Coruña, y de 5 a 6 en el litoral pontevedrés.

A cambio, esta jornada desapacible ofrecerá un ligero aumento de temperaturas, especialmente de las mínimas. Así, las máximas oscilarán entre los 14 grados de Lugo y Santiago, los 15 de Ferrol y A Coruña, y los 16 de Ourense, Vigo y Pontevedra. Mientras, las mínimas alcanzarán los 11 grados en Lugo y Santiago, los 12 en Ferrol y Ourense, y los 13 en Vigo, A Coruña y Pontevedra.

El frente seguirá activo durante las primeras horas del viernes, de manera que las lluvias continuarán, más intensas en la mitad este de la comunidad. Ya a partir de mediodía se abrirán claros y el tiempo estará más tranquilo, aunque seguirán registrándose chubascos, más intensos en el noroeste.

Mal tiempo el fin de semana

Pero la tregua durará poco, porque el sábado será una nueva jornada de viento y lluvias, más intensas y generalizadas a lo largo de la tarde. Las temperaturas, además, bajarán. En principio se prevé que las lluvias continúen al menos hasta el miércoles.

El viento y las precipitaciones provocan caídas de árboles y algunos problemas de tráfico

Aunque no hubo que lamentar incidentes graves, el mal tiempo del miércoles provocó caídas de árboles y retenciones de tráfico en algunas localidades gallegas. En la A-8 el viento causó problemas de circulación en ambos sentidos entre Abadín y Mondoñedo, en el mismo tramo que periódicamente se corta por la niebla. Ayer no fue necesario tomar esa medida, pero el tránsito se mantuvo con precaución. En la estación de montaña de Manzaneda, la nieve caída permitió abrir los primeros kilómetros de pista.

Un árbol de grandes dimensiones se precipitó sobre la carretera de titularidad autonómica AC-552, que une A Coruña con Cee, en las inmediaciones de A Piolla (Nantón-Cabana) provocando retenciones importantes de tráfico sobre las cinco de la tarde del miércoles, y durante media hora, hasta que el personal del GES de Ponteceso y Tráfico retiraron el tronco, que había cortado la circulación en dos de los tres carriles, informa Toni Longueira desde la delegación de La Voz en Carballo.

La lluvia cayó con intensidad en algunas zonas, como es el caso de Boiro, donde se acumulaban, a última hora de la tarde del miércoles, 33,2 litros por metro cuadrado; Tui, donde se recogieron 30,6; o Santa Comba, con 31,8. El viento también sopló con fuerza en algunas zonas. Una vez más, la racha máxima se midió en el observatorio de Punta Candieira (Cedeira), donde se registraron 128,88 kilómetros por hora. En Manzaneda la racha máxima alcanzó los 120,6 kilómetros por hora; y en Malpica, 105,84. Las olas, por su parte, llegaron a rozar los seis metros en Estaca de Bares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Una nueva borrasca dejará lluvias en la jornada de la vuelta al cole