La nueva ley otorga al menos 18 meses más de instrucción a las macrocausas

José Manuel Pan
José Manuel Pan REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

Las investigaciones complejas, como la Pokémon, tendrán un plazo extra prorrogable

06 dic 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Las macrocausas judiciales que se encuentran en plena instrucción tendrán un respaldo temporal con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), que entró en vigor ayer sábado y que entre otras cosas sustituye la denominación de imputado por la de investigado. Aunque la nueva norma tiene como una de sus vocaciones limitar la duración de ese tipo de causas, agilizando los procedimientos y evitando dilaciones indebidas, lo cierto es que esas complicadas investigaciones podrán tener al menos 18 meses de plazo a mayores de lo instruido hasta el momento. Y en Galicia son varias las instrucciones que entrarían en ese año y medio de plazo, que marca la Lecrim.

Desde este momento los fiscales gallegos tienen seis meses para revisar las más de 35.000 causas penales en fase de instrucción en los juzgados gallegos y seleccionar cuáles deben ser investigadas en seis meses y cuáles tendrán, por su complejidad, un plazo de 18 meses, que pueden ser prorrogados. La reforma establece un límite genérico de seis meses. Pero hay excepciones. La ley amplía el plazo hasta los 18 meses para las instrucciones que tengan la calificación de complejas. Y esa consideración se mueve en un amplio abanico de casos.

Una investigación es compleja cuando cumple alguno de estos siete requisitos: que recaiga sobre grupos y organizaciones criminales; que tenga por objeto numerosos hechos punibles; que involucre a gran cantidad de investigados o de víctimas; que exija la realización de pericias o de colaboraciones recabadas por el órgano judicial que impliquen el examen de abundante documentación o la realización de análisis complicados; que precise de la revisión de la gestión de personas jurídico-privadas o públicas; que suponga la realización de actuaciones en el extranjero y, por último, que se trate de investigaciones sobre terrorismo. El plazo se interrumpirá si en medio de la investigación se decreta el secreto sumarial y cuando se acuerde el sobreseimiento provisional de la causa.