La USC da un paso en la reducción de burocracia y agrupa 19 departamentos

Pese a las reticencias internas, las universidades de Santiago y A Coruña mantienen su plan para aligerar su estructura; Vigo no lo ha planteado


Santiago / La Voz

Las universidades están en pleno proceso de cambio. Adaptar su oferta para hacerla más atractiva al alumnado; buscar nuevas fórmulas de financiación, y reducir su estructura. Y algunas han tomado la delantera. La Universidade de Santiago inició hace meses un proceso para fusionar departamentos, ya que algunos ni siquiera alcanzaban el número mínimo de docentes que recoge la normativa tras la jubilación de algunos de sus profesores. La institución necesitó un Consello de Goberno extraordinario para avanzar en esta fusión, que debería estar plenamente activa en el 2016. En la sesión presidida ayer por la tarde por el rector Juan Viaño, la USC logró dar el visto bueno a la integración de 19 departamentos de los 76 actuales, lo que supone un adelgazamiento aproximado del 15 % respecto al modelo actual.

La iniciativa se trató en la reunión ordinaria del gobierno de principios de noviembre, y supuestamente el asunto llegaba «falado e atado», pero aparecieron voces discordantes que obligaron al equipo rectoral a valorar las peculiaridades de aquellos departamentos que se resistían a la fusión. Una comisión revisó las solicitudes de singularidad, y en la mayoría de los casos informó desfavorablemente. El vicerrector de Comunicación, José Pereira, señalaba al término del consejo que los motivos alegados eran diferentes unos de otros, aunque en algunos coincidieron en destacar criterios «históricos» o de incompatibilidad de materias, que no fueron argumentos sólidos para detener el proceso, que terminará en diciembre de este año y que sigue abierto a más reestructuraciones.

se salvaron dos casos: Xeografía, que se imparte en Santiago, y Patoloxía Animal, del campus de Lugo. La conclusión de la comisión es que uno y otro tienen sentido por sí mismos al existir una titulación específica. El ahorro por la reducción de cargos, directores y secretarios, está cuantificado en cerca de 200.000 euros, pero la fusión permite una mayor eficiencia, ya que los departamentos actúan en ocasiones como compartimentos estancos.

El punto único del Consello salió adelante pero algunos miembros del órgano de gobierno siguieron manifestando su desacuerdo. El proceso iniciado por la USC busca una mayor optimización de los recursos existentes para una mayor eficacia en la gestión administrativa, y sigue una serie de criterios acordados por el Claustro en junio. En ese acuerdo se eleva a veinte el número mínimo de docentes para configurar un departamento, si bien pueden existir excepcionalidades que atenderían a la agrupación coherente de áreas o otras circunstancias académicas que puedan concurrir.

En la Universidade de A Coruña también están plenamente inmersos en este proceso, pero aún no tienen resultados. En junio se anunció la intención de fusionar ocho facultades y cinco departamentos, pero tras el rechazo de la mayoría de los implicados, el Rectorado decidió paralizar las medidas y abrir un debate pausado. Se creo una comisión, denominada Ceprea, que analiza la reorganización de la estructura de la universidad de forma global y sin ejemplos concretos. Actualmente se están estudiando casos de cómo reducen su estructura otras universidades españolas. El 16 de octubre analizaron la experiencia de la de Barcelona, y el 20 de noviembre recibirán a los representantes de la Universidad de Oviedo. El proceso, en este caso «vai para longo». Primero, porque tras estudiar las posibilidades para aligerar esta estructura, la propuesta final que haga esta comisión debe ser aprobada por el Consello de Goberno. Y segundo porque la UDC está en pleno período electoral, ya que el 3 de diciembre hay elecciones a rector.

Mientras Santiago tiene claro que no solo que fusionará departamentos, como ya hizo, y que además ampliará esta filosofía a otros organismos internos (como los institutos de investigación) para eliminar la excesiva burocracia y la UDC se plantea también reorganizar centros y departamentos, de momento la Universidade de Vigo se mantiene al margen de esta postura.

Desde la institución aseguran que ni se ha hecho nada ni se plantea en el futuro. En todo caso, apuntan desde el vicerrectorado de Economía de esta universidad, medidas como la fusión de departamentos nunca se adoptarían por un motivo económico «senón unicamente académico».

Empuje de la Xunta

La Consellería de Educación no es ajena a estos procesos y de hecho desde hace años anima a las universidades a que lleven a cabo este tipo de fusiones. Hace años el secretario xeral de Universidades, Alberto Díez de Castro, aseguró ya que los departamentos eran «instrumentos obsoletos» que deberían modificarse o desaparecer en algunos casos. Dentro del decálogo de racionalización para el plan de financiación que aún está en vigor, 2011-2015, se recogía ya entre las diez medidas a aplicar la fusión de departamentos en campus centrales, exigiendo con un tamaño mínimo, para lograr una reducción de cargos y por lo tanto disminuir el gasto.

Publicado el nuevo plan financiero

El «Diario Oficial de Galicia» publicó el acuerdo del Consello de la Xunta para aprobar el nuevo plan de financiación de las universidades que tendrá una vigencia de cinco años, desde el 2016 y hasta el 2020. En el boletín oficial se recogen las cifras globales de este marco económico. Son algo más de 2.068 millones directamente vinculados al plan durante cinco años, que se incluirán en los presupuestos de la Xunta, y otros 410 millones de partidas que destine la Xunta mediante convenios, acuerdos o a través de otros organismos que dependen de la Administración autonómica, así como de fondos locales, nacionales y europeos. En el 2016 las universidades se repartirán unos 474 millones en total.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
8 votos
Comentarios

La USC da un paso en la reducción de burocracia y agrupa 19 departamentos