Pilar Fernández: «Los seis asesinatos de mujeres son un fracaso que hay que analizar»

La fiscala especialista en violencia contra la mujer dice que el sistema de protección debe detectar antes los riesgos


Redacción / La Voz

«Es el odio hacia la mujer. Lo ves cuando declaran. Y cuánto más exitosa es ella, peor. Más daño les hacen. Ahí está la violencia contra la mujer, no solo en el tortazo. Y ese odio es muy difícil de probar». Pilar Fernández (Ourense, 1966) sabe de lo que habla. Es fiscala especialista en violencia contra la mujer en Santiago y representa a la Fiscalía Superior de Galicia en la elaboración de un protocolo autonómico de cooperación institucional para la protección integral de las mujeres.

-¿Cómo se combate ese odio?

-Hay que hablar con los hombres, porque no nacen así. Es la sociedad la que los convierte a ese odio. Es fundamental fomentar la igualdad y el respeto a la diferencia, pero desde la base, desde el colegio, el instituto... O corregimos eso o vamos a peor. Y no veo que se esté corrigiendo.

-¿Qué hay que corregir?

-La efectividad en la lucha contra la violencia contra la mujer es anterior. Nosotros somos represivos. Cuando las mujeres llegan aquí es porque el sistema ha fracasado antes. Y aquí se llega demasiado rápido porque no hay ese sistema previo. Si hubiera ese apoyo previo a lo mejor fracasaríamos menos. No se puede poner el acento en el procedimiento penal. De hecho, vemos que las mujeres asesinadas no siempre presentan denuncia previa.

-¿Por qué no denuncian?

-La solución no está solo en la denuncia. Las mujeres no quieren una condena. Lo que quieren es que se les solucione ese problema que están sufriendo en su casa. Que al marido lo traten de su problema mental, de su alcoholismo. Que se solucione la relación tóxica que tiene con su pareja.

-Son ya seis las mujeres asesinadas por sus parejas este año en Galicia. Es grave.

-Con seis mujeres asesinadas estamos es un momento de crisis. Es una situación muy seria. Hay un repunte de muertes y evidentemente eso es porque no funcionan muchas cosas. Desde el ámbito de la justicia querríamos tener otra calidad en cuanto a medios y servicios a las mujeres. Y una buena organización, con una dedicación de recursos más específicos.

-¿Hay suficiente dedicación a este problema, a esta lacra social?

-Se visibilizó con la ley integral del año 2004. Te das cuenta entonces de la trascendencia que tiene un problema de este tipo. Y ahora, los seis asesinatos son, evidentemente, un fracaso. Una tristeza terrible. Y esto hay que analizarlo y tomarlo como un autoexamen desde todas las perspectivas, no solo desde el ámbito judicial, sino desde la sociedad, desde los servicios sociales, desde el ámbito político.

-¿Y se hace ese análisis desde todos los ámbitos?

-La violencia contra la mujer fue un tema prioritario en las agendas, pero dejó de serlo. Últimamente había una cierta relajación. Es un problema prioritario al que hay que buscarle una solución. A lo mejor la que estamos dando no es la correcta. Eso es lo que hay que analizar.

-¿Qué falla?

-Cuatro de las mujeres asesinadas no presentaron denuncia previa. Y no pudimos prestarles protección porque no sabíamos que estaban en una situación de riesgo grave. Hay que detectar ese riesgo mucho antes. Por tanto, no podemos decir que ha fallado una sola cosa. Hay muchos factores. El principal, la educación, de los hombres y de las propias mujeres. La violencia contra la mujer no se da solo en la pareja, sino que la tenemos también en las agresiones sexuales, los abusos, la trata de mujeres. Es utilizar a la mujer, explotarla y hacerle daño por el mero hecho de ser mujer.

-¿Y en el ámbito de la pareja, qué está ocurriendo?

-Pues que a lo mejor la mujer aguanta demasiado. No denuncia porque la han enseñado desde siempre a entender, a aguantar, a intentar solucionar... Y cuando llega el momento en el que no puede solucionarlo todo porque su pareja es el enemigo, a lo mejor ella no advierte el riesgo.

-Otra vez la educación.

-Es muy importante trabajar desde la base, en los colegios, con los jóvenes. El trabajo en igualdad debería estar ya en los currículos. Tengo a mis hijos en edad escolar y eso no se trabaja. Y hay que hacerlo también con las familias y con los propios hombres. Hay una carencia absoluta en ese sentido.

-¿Qué se puede hacer con los hombres?

-Hay experiencias con grupos de maltratadores que están en prisión y ninguno se siente agresor. Eso es porque nunca hubo un reproche social previo.

pilar fernández fiscala especialista en violencia contra la mujer

«La víctima de un proceso de violencia grave denuncia cuando ya no aguanta más»

La fiscala Pilar Fernández cree que el proceso penal se ha articulado como solución. «Hay que denunciar cuando estás en una situación de peligro. ¿Pero cómo detecta eso una mujer? Hay que adelantar la protección, ayudándola no solo cuando presenta la denuncia».

-¿Qué pasa cuando se denuncia?

-El proceso penal no es amable porque tiene unos principios por los que se rige y que no nos podemos saltar. Un fiscal está para acusar y garantizar la protección de la mujer. Y un juez está para resolver, para condenar o absolver. Esa es nuestra función.

-¿Es por ese proceso poco amable por lo que a veces no se denuncian los malos tratos?

-Ellas no quieren este lío. Es muy gravoso. Ellas quieren una solución sobre cómo gestionar su casa, qué va a pasar con los niños, los recursos económicos...

-¿Es difícil llevar adelante la denuncia?

-El problema es cuando ellas denuncian un menoscabo psicológico. Cuando su pareja la está machacando, insultando, cuando le mira el teléfono, cuando no la deja salir con amigos... Es una dominación hacia alguien a quien se quiere anular y hacerle daño. Es una relación tóxica. Y eso es muy difícil de probar.

-Además, son momentos difíciles.

-Muchas veces tenemos muy poca prueba. Solo la declaración de una víctima que, por la situación en que se encuentra, generalmente es poco consistente porque está nerviosa, desvalida, con muchos miedos.

-¿Cuándo denuncia una mujer?

-Las denuncias parten de un momento de crisis, de gritos. Tenemos casos en los que la mujer lleva sufriendo un proceso de violencia grave, muy enquistado, y por el último incidente es por el que denuncia. La víctima de un proceso de violencia grave denuncia cuando ya no aguanta más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Pilar Fernández: «Los seis asesinatos de mujeres son un fracaso que hay que analizar»