La Xunta prevé llegar a 15.000 familias con el cheque bebé

La oposición afea a Sanidade que gaste más en externalizaciones


santiago / la voz

El Gobierno gallego prevé llegar a unas 15.000 familias con la implantación del llamado cheque bebé, la ayuda directa de 100 euros al mes que recibirán los padres de los niños nacidos a partir del 1 de enero, siempre y cuando cumplan unos determinados criterios de renta. Lo explicó ayer el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, que se estrenó interviniendo ante la comisión de economía del Parlamento para explicar las cuentas de su departamento para el 2016.

Pese a los datos macro que apuntan hacia la recuperación económica, Rey Varela puso por delante que «hai persoas para as que a recuperación económica aínda non chegou». Y para esas personas -añadió- va dirigido el esfuerzo que pueda hacer esta consellería de nuevo cuño, que manejará un presupuesto de 618,5 millones de euros, lo que supone un aumento del 12,6 % en comparación con el que manejaba el área de Benestar en el actual ejercicio.

En lo que respecta al cheque bebé, que la Xunta denomina bono familiar, su objetivo es hacerlo extensible para el 80 % de los niños nacidos el próximo año con la finalidad de llegar a unas 15.000 familias durante dos ejercicios económicos los de 2016 y 2017, debido a que la ayuda tendrá un período de vigencia de un año. Las cuentas de Política Social hacen una reserva de 9 millones de euros para financiar dicha ayuda el próximo año, pero habrá que dotar una partida similar en el 2017 para continuar con la prestación «que temos a vontade de aumentar nos próximos anos», manifestó Rey Varela.

Pero el grupo del presupuesto de esta consellería lo absorberá la política de dependencia, para la que se consignan 324,2 millones de euros, más de la mitad del gasto de este departamento. El apoyo a la dependencia gana 26 millones con respecto a este año, con los que se pretende ampliar las cobertura de servicios desde el 60 al 75 % de los demandantes, lo que equivale a meter en cartera a 10.000 nuevos beneficiarios en un año.

Previsiones «fantasiosas»

Los grupos de la oposición guardaron la compostura, dando la bienvenida al conselleiro a la Cámara, pero eso no fue óbice para lanzar varios torpedos directos a la línea de flotación de la política social de la Xunta. «Xogan coas expectativas dos dependentes», denunció la portavoz socialista, Carmen Gallego, quien consideró «fantasiosas» las previsiones ofrecidas por Rey Varela en este apartado,

Juan Fajardo habló de la renta Risga, dotada con 52 millones de euros, para decir: «En Galicia hai 677.000 persoas en situación de pobreza, ¿cre que iso se vai mellorar con estes millóns?». Desde el BNG, Carmen Adán dijo que el cheque bebé era una copia «cutre» del de Zapatero y que no resolverá el problema demográfico.

La oposición afea a Sanidade que gaste más en externalizaciones

Si algo defendió Jesús Vázquez Almuíña, conselleiro de Sanidade, en su comparecencia ante la comisión parlamentaria de Economía no hay mejor prueba del «compromiso coa sanidade pública» de la Xunta que el hecho de que el sistema público de salud absorba cuatro de cada diez euros del gasto autonómico. Sanidade dispondrá el próximo año de una capacidad de gasto de 3.513 millones de euros, 103 millones más en el actual ejercicio, unas cuentas que no satisfacen a los grupos de la oposición, que denunciaron en tromba que cada vez se destine más presupuesto a conciertos sanitarios, a externalizaciones de servicios o a pagarle peajes en la sombra a concesionarias como la del nuevo hospital de Vigo.

Vázquez Almuíña hizo hincapié en que el 45 % del gasto sanitario se destina a pagar las nóminas del personal. En el 2016 se dedicarán a este fin 1.551 millones de euros, lo que supone un 5,8 % más o, lo que es lo mismo, 86,6 millones de euros a mayores, que básicamente serán para sufragar el aumento del 1 % pactado para las retribuciones y la devolución de una parte de la paga extraordinaria que perdieron los empleados públicos en el 2012.

También puso en valor el nuevo responsable de Sanidade que se reservarán 1,2 millones de euros más para poner en marcha los programas de vacunación y cribado, a los que se destinarán un total de 14 millones, lo que permitirá incorporar a la cartera vacunas contra la varicela y el papiloma, mientras se pondrán en marcha programas de prevención de cáncer de colon en Pontevedra y Lugo.

Repasó también el conselleiro las infraestructuras sanitarias que serán construidas o ampliadas el próximo año, a la vez que defendió la necesidad de mantener conciertos con el sector privado, y con entidades como Povisa, para garantizar el funcionamiento de la sanidad pública, arguyendo que se trataba de «fórmulas de xestión novas» que también son aplicadas por la izquierda en comunidades como Baleares. Con todo, puso por delante que los recursos públicos destinados a conciertos sanitarios se reducen en 2,8 millones de euros el próximo año.

Desde la oposición pintan el cuadro de forma muy diferente, pues todos los grupos invocaron la consignación de los 42 millones de euros reservados en los presupuestos para amortizar con la concesionaria la construcción del nuevo hospital de Vigo. Eva Solla, del grupo AGE, denunció que el peaje en la sombra todavía es mayor, pues en su opinión habría que sumar los 14,9 millones para equipamientos del Álvaro Cunqueiro.

«O incremento de 100 millóns do orzamento dilapídase en privatizacións», reprobó a su vez Carmen Acuña (PSdeG), al margen de conciertos y del canon de Vigo, dijo que 20 millones serán absorbidos por la privatización de diversos servicios, idea en la que también incidió Montse Prado, del BNG.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Xunta prevé llegar a 15.000 familias con el cheque bebé