La coordinación de los aeropuertos gallegos topa otra vez con el localismo

Sin acuerdo en la reunión celebrada en el ministerio de Fomento con los alcaldes de Santiago, A Coruña y Vigo, en la que Abel Caballero dijo que la Xunta quiere acabar con Peinador


Madrid / La Voz

La reunión del Comité de Coordinación Aeroportuaria de Galicia celebrada ayer en Madrid finalizó con el alcalde Vigo, Abel Caballero, abiertamente enfrentado con la Xunta, el Ministerio de Fomento y los alcaldes de Santiago, Martiño Noriega, y de A Coruña, Xulio Ferreiro. El regidor vigués acusó al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, de haber intentado «cerrar el aeropuerto de Vigo» y de subvencionar durante años a los de Santiago y A Coruña con dinero público. Caballero se quejó de que el comité de coordinación haya estado un año y medio sin convocarse y sin embargo se reúna precisamente ahora «cuando Vigo empieza a ir bien». Algo que, según dijo, le deja «muy preocupado» porque denota una «clara intención» de perjudicar al aeródromo de Peinador.

«No vamos a quedarnos cruzados de brazos mientras Feijoo intenta cerrar el aeropuerto de Vigo», afirmó, porque es «la mayor generadora de viajes de toda Galicia». Ante las quejas de los alcaldes de Santiago y A Coruña por los vuelos subvencionados en Peinador, Caballero propuso que se implante una política de «ayudas cero para todos», de manera que sea el mercado el único que regule qué vuelos deben acoger cada aeropuerto.

Sintonía Santiago-A Coruña

Noriega consideró por el contrario «positiva» la reunión y respondió a Caballero que las ayudas en Santiago son «muy inferiores» en cantidad y proporción por pasajero que las de A Coruña y Vigo. Consideró que aunque puede ser el horizonte a largo plazo, no es realista hablar de ayudas cero mientras se mantienen las subvenciones en Vigo. Resumió la situación diciendo que hay una «posición activa del ministerio», una «colaboración sincera» de A Coruña y Santiago, «una incógnita respecto al rol autonómico» y una «posición sincera de Vigo, pero que está un poco alejada de la dinámica de cooperación».

Ferreiro destacó la «coincidencia» con el ministerio y con el alcalde de Santiago en la necesidad de coordinarse y desveló que Caballero aseguró en la reunión que mientras Oporto mantenga las ayudas, él las mantendrá en Vigo. «Y creo que Oporto no está aquí sentado», añadió.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, eludió tras la reunión cualquier enfrentamiento con el alcalde de Vigo, Abel Caballero, y destacó únicamente que todas las instituciones están de acuerdo en que la mejor manera de potenciar el destino Galicia y a sus aeropuertos es la coordinación en todas las actuaciones.

Pastor: sumando gana Galicia

«Sumar y navegar todos con el mismo rumbo es lo que va a hacer ganar a Galicia», señaló. Tras ser informada de las acusaciones del regidor vigués, insistió en que lo que le transmitió «la inmensa mayoría» de los miembros del comité es que quieren coordinación, movilidad e intermodalidad. «Podría decir que ha habido acuerdo mayoritario en que trabajando de forma aislada se hace daño a Galicia y en que trabajar de forma coordinada es bueno para Galicia», dando a entender que el alcalde de Vigo se ha quedado fuera de ese consenso.

«Voy a escuchar esas declaraciones [de Caballero] y después haré un comentario, pero lo que he escuchado en la reunión no coincide para nada», añadió sin embargo para eludir el choque. Explicó que se ha decidido crear un grupo de trabajo para la mejora de la intermodalidad y que la semana que viene espera que todas las administraciones pongan sobre la mesa «los destinos que quieren potenciar».

Un duro cruce de acusaciones previas enrareció la reunión en el ministerio

La reunión no terminó precisamente de forma cordial, pero tampoco cabía esperarlo, dadas las declaraciones previas de los protagonistas, que denotaban ya la tensión. El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, aseguró por la mañana, antes de partir hacia Madrid, que «o que toca é cooperar». Pero, preguntado expresamente por la situación del aeropuerto de Vigo, señaló que la política aeroportuaria no se puede convertir en una «competición» en la que «non existe límite» y en «compra de destinos e aeroliñas», porque «no todo vale» con el dinero público. Añadió que no se puede dejar que la política en esta materia se convierta en un sistema de competición, porque es una lucha «que non leva a ningunha parte». Noriega afirmó además que el gobierno vigués tiene «influencia» en la Diputación de Pontevedra, presidida por la mano derecha de Abel Caballero, la concejala viguesa Carmela Silva.

Esas declaraciones fueron contestadas duramente por la presidenta de la Diputación de Pontevedra. «Penoso el alcalde de Santiago criticando la política aeroportuaria de Vigo. Las mareas se alían con Feijoo contra Vigo. Lo que tienen que hacer es gobernar en Santiago que desde que llegó este alcalde vive en el desgobierno», afirmó Silva a través de una nota de prensa.

Especialización

A pesar del buen clima entre ellos en al reunión de ayer, también el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, advirtió veladamente por la mañana al alcalde de Santiago de que no aceptará la «subordinación» del aeropuerto de Alvedro a ningún otro aeródromo gallego. «Queremos falar da proxección de Alvedro nos próximos anos», expuso, y subrayó que el aeropuerto coruñés está «en condicións» de tener más rutas, tanto locales como internacionales.

Ya tras la reunión de ayer en Madrid, y en lo que afecta a la especialización, Ferreiro admitió que la «fortaleza» de Alvedro está en el «tráfico de negocios», pero no por eso iban a renunciar a los vuelos internacionales. «En una estrategia de red no es bueno que unos sean nacionales y otros internacionales», explicó. Noriega señaló, por su parte, que el aeródromo de Santiago aspira a ser «el gran aeropuerto internacional» de Galicia.

Pastor anuncia la creación de un billete que combine transporte aéreo y terrestre

La ministra de Fomento, Ana pastor, anunció que el grupo de trabajo que se ha creado estudiará la implantación de un billete integrado que permita la conectividad con otros modos de transporte. Según explicó, se analizará la movilidad en tren y autobús para crear un billete con el que se puedan mover no solo los residentes en las provincias que cuentan con aeropuerto, sino también los gallegos que residan en las provincias de Lugo u Ourense, de manera que se mejore y facilite su movilidad hacia los aeropuertos.

Para ello, se presentó el protocolo de Fomento sobre la intermodalidad destinado a facilitar la combinación entre modos de transporte aéreo y terrestre suscrito en septiembre entre la Consellería de Infraestructuras e Vivenda de la Xunta, el ADIF, ADIF Alta Velocidad, Renfe Operadora y Renfe Viajeros.

Mejorar la conectividad

La participación de las distintas administraciones en la potenciación de las rutas se tratará también en la reunión que se celebrará la próxima semana para que «todas las instituciones pongan sobre la mesa sus propuestas». Se trata, según detalló la ministra, de «mejorar la conectividad aérea de los ciudadanos de Galicia, la de los ciudadanos que nos visiten y trabajar todos juntos para potenciar el destino Galicia y para que también los gallegos que tengan que viajar lo hagan a unos precios que sean razonables», aseguró Ana Pastor.

A la reunión del Comité de Coordinación Aeroportuaria de Galicia asistieron, además de la ministra y los alcaldes de A Coruña, Santiago y Vigo, la conselleira de Infraestructuras e Vivenda; el delegado del Gobierno en Galicia; el presidente del Clúster de Turismo de Galicia y el vicepresidente del Consejo Gallego de Cámaras de Comercio, así como el secretario de Estado de Fomento y el presidente de Aena.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, tuvo que abandonar la reunión antes de que concluyera para no perder la conexión de su vuelo de regreso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

La coordinación de los aeropuertos gallegos topa otra vez con el localismo