La Fundación Amancio Ortega destina 17 millones a la sanidad pública gallega

Santiago LA VOZ

GALICIA

XOÁN A. SOLER

La inversión permite incorporar tecnología para detectar el cáncer de mama

22 oct 2015 . Actualizado a las 22:41 h.

El sistema sanitario público gallego ha recibido de la Fundación Amancio Ortega una inversión de 17 millones de euros que tiene un valor doble. El cuantitativo, porque se trata de la mayor donación al Sergas desde su creación. Pero, sobre todo, el valor cualitativo, porque esa aportación permitirá adquirir nuevos equipos tecnológicos para avanzar en la detección precoz del cáncer de mama. Estos dos aspectos fueron puestos ayer de relieve por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en el acto de presentación y firma del convenio de colaboración entre el Sergas y la Fundación Amancio Ortega, celebrado en Santiago.

En concreto, esa donación de 17 millones posibilitará la adquisición de nuevos mamógrafos digitales en 16 centros del Sergas, de modo que el programa de Detección Precoz do Cancro de Mama se podrá seguir desarrollando con la tecnología más avanzada. Este programa alcanzó el año pasado su techo, con un total de 155.336 mujeres atendidas en las cuatro provincias, lo que permitió el diagnóstico precoz de 635 cánceres. Los nuevos mamógrafos se destinan a los hospitales de Barbanza, Virxe da Xunqueira, Arquitecto Marcide, Novoa Santos, Clínico de Santiago, Abente y Lago, Hospital da Costa, Monforte, Valdeorras, Verín, Montecelo, Meixoeiro, Salnés, al ambulatorio de la plaza de Ferrol de Lugo y a las jefaturas de Sanidade en Ourense y Pontevedra.

Pero la donación también mejorará los equipos de radioterapia. Feijoo indicó que se instalarán 10 aceleradores lineales en los servicios de radioterapia y se actualizarán dos equipos que ya están en servicio. El jefe del Ejecutivo gallego avanzó en el acto de firma del convenio con la Fundación que las primeras instalaciones de esa nueva tecnología comenzarán antes de Navidad en el Clínico de Santiago, el hospital Labaca de A Coruña, el Lucus Augusti, el CHUO y el Meixoeiro. Y el resto irán incorporándose a medida que vaya expirando la vida útil de los equipos que están en funcionamiento.