Feijoo se resigna a aplicar la rebaja fiscal sin el apoyo de la oposición

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Mila Méndez

El PP cierra el debate autonómico autorizando un pacto con el PSdeG para estimular el voto emigrante a dos meses vista de las elecciones generales

17 oct 2015 . Actualizado a las 10:08 h.

Si alguna lección extrajo ayer Alberto Núñez Feijoo del debate sobre el estado de la autonomía es la de saber que su Gobierno está condenado a remar en solitario los meses que restan hasta las elecciones autonómicas, previstas para dentro de un año. La oposición decidió darle la espalda al plan esbozado por el presidente de la Xunta para recuperar la iniciativa política, y no dudó en desmarcarse de medidas de estímulo demográfico, como la implantación del cheque bebé, o de lo que el PP anuncia como la rebaja de impuestos más amplia de la historia de la autonomía.

El último debate autonómico de la legislatura no le sirvió a Feijoo de pretexto para colocar sobre la mesa una amplia agenda de reformas o medidas. Tampoco dispondría de demasiado tiempo para ejecutarlas. Si en otras ocasiones el líder del PPdeG acudió a la Cámara con una docena de proyectos legislativos debajo del brazo, esta vez no anunció ni una ley que no estuviera ya en marcha (Lei do Solo, Patrimonio Cultural o Economía Social) y se limitó a centrar su oferta de diálogo con la oposición con los incentivos fiscales o los compromisos de apoyo a los sectores económicos estratégicos, como el lácteo o la construcción naval.

Pero ni con esas. «Deixen de facer propaganda», rogó ayer la viceportavoz del PSdeG, Carmen Gallego, para quien las medidas promovidas por el PP adolecen «de falta de prazos e de orzamento», Y para no dejar lugar a dudas, cerró la puerta a cualquier entendimiento con los populares tras anunciar que el cambio político «xa está en camiño».