Feijoo prepara políticas sociales para arrinconar a la izquierda y frenar a C's

El presidente anunciará el día 14 una bajada en el entorno de los dos puntos en el tramo inicial del IRPF y el 22 presentará unos presupuestos con fondos contra la desigualdad


Santiago / La Voz

La remodelación del Ejecutivo no era estación término, sino de paso. Despachada ayer su mayor crisis de gobierno desde que llegó al poder en abril del 2009, el presidente de la Xunta prepara ahora políticas sociales y tributarias para arrinconar a la izquierda y frenar el ascenso de Ciudadanos. Por ejemplo, según fuentes de su Gabinete, Alberto Núñez Feijoo anunciará el día 14 ante el Parlamento un recorte en el entorno de los dos puntos para el tramo inicial del IRPF. Además, el 22 presentará unos presupuestos, los de la Administración gallega para el 2016, que incluirán unos 400 millones más de gasto que los vigentes y, por primera vez, reservarán fondos específicos para aplicar un programa contra la desigualdad económica.

En la toma de posesión de sus nuevos conselleiros, el mandatario popular no se refirió con detalle a nada de todo lo que prevé hacer en las próximas semanas. No obstante, deslizó la filosofía. «A renovación que nos piden non remata na configuración do novo Goberno. En todo caso, comeza nela. [...] E só a daremos por alcanzada cando a maioría dos galegos se sintan beneficiados dela», garantizó. El origen de sus desvelos se encuentra en las municipales del 24 de mayo, cuando el PPdeG encajó su peor resultado desde 1987. Aquella noche comprendió el de Os Peares que o giraba el timón o la nave terminaría embarrancando en la costa de las elecciones autonómicas, dentro de 12 meses.

Por eso la transformación del esqueleto institucional, por eso el cambio de caras en los despachos de San Caetano y por eso el discurso remozado. «Hai un novo contexto -reconoció ayer Feijoo- ao que temos que responder intensificando a acción en diferentes eixos. [...] Aínda que a crise comeza a ser pasado para algunhas persoas, aínda non é cousa pretérita para moitas».

Y por eso también el giro en las medidas gubernamentales. Entre las iniciativas estrella de esta etapa «máis ilusionante» figura una ambiciosa reforma tributaria que entrará en vigor el 1 de enero y contendrá rebajas tanto en el impuesto de sucesiones y donaciones como en el de la renta de las personas físicas, en su parte autonómica. Esta última disminución, de acuerdo con fuentes conocedoras de ella, consistirá básicamente en «aproximarnos ao que nos diferenza do Estado», si bien podría incorporar otras ventajas. Llevada a la práctica, dicha modificación de tipos significa que por los primeros 12.450 euros declarados, deducciones personales al margen, los contribuyentes pasarán a abonar alrededor de un 19,5 %, frente al 21,5 % actual.

A través de un departamento recién creado exprofeso, de manejar los guiños sociales que contendrá el proyecto de Orzamentos 2016 se ocupará José Manuel Rey, quien este verano ya coordinó la ponencia de «renovación de políticas e actitudes» en el seno del Partido Popular de Galicia. En ese documento, según fuentes extraoficiales, residen las grandes claves de lo que será la futura gestión del ferrolano.

El citado informe aboga por restituir derechos a los funcionarios y «poñer en marcha medidas dirixidas á clase media, para devolverlle o seu nivel de vida anterior á crise». Entre otras propuestas, figuran ahí enunciadas la creación de un cheque para pagar la guardería o a cuidadores infantiles, el lanzamiento de apoyos para la emancipación de los jóvenes, ayudas para el impulso de la natalidad, la ampliación de la renta de integración y el fomento en las empresas de los planes de conciliación de las facetas profesional y familiar. También entrarán en breve en vigor ideas ya comprometidas pero aún no materializadas, como la extensión de la exención del copago farmacéutico a unas cien mil personas más.

En sus primeras declaraciones tras asumir el cargo de conselleiro de Política Social, Rey ya expuso ayer que habrá mucho de todo ello en su quehacer. «Queremos que as persoas sexan capaces de beneficiarse da recuperación económica. [...] A función máis importante da política é estar coas persoas, cerca das persoas, en cada rúa, en cada lugar onde haxa necesidade. Ese será o meu principal compromiso: cercanía e humildade no exercicio da consellería», aseveró.

Mosquera carga contra la prensa y el líder del PP reconoce que la destituyó ante el clamor social

La única conselleira saliente en la crisis de gobierno, la de Sanidade, Rocío Mosquera, se despidió ayer del cargo reconociendo que «quizais non souben facerme entender», a la par que afeando a la prensa «sacar cada pequeno fallo». «Non é defender a sanidade pública poñer enriba da mesa cada cousa que pasa», reprochó en Santiago durante un discurso que precedió a los pronunciados por los nuevos titulares de cartera en la Xunta. Horas más tarde, preguntado por los medios en Vigo, el jefe del Ejecutivo se refirió a la destitución de la ya ex responsable del Sergas para admitir implícitamente que su caída atendió a un clamor social. «O Goberno ten que escoitar a vontade dos galegos», admitió.

En su turno de palabra, el sucesor de Mosquera, Jesús Vázquez Almuíña, llamó a la «unión» y a «deixarnos de polémicas», «para seguir consolidando este magnífico sistema sanitario». También bromeó. «Todos os meus amigos -aseguró- dinme: ??Dios mío, Dios mío, ¿onde te vas meter???».

La conselleira do Medio Rural, Ánxeles Vázquez, realizó una encendida defensa del objeto de sus nuevas atribuciones, «que é o eixo vertebrador de Galicia, tanto a nivel económico como en todos os ámbitos». «Vivo no rural, crieime nel, vivín moito tempo del e o amo», sentenció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

Feijoo prepara políticas sociales para arrinconar a la izquierda y frenar a C's