El Concello simulaba licitaciones de trabajos ya realizados por Cespa

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

GALICIA

Enrique Alonso Pais, propietario de la empresa Eiriña, en los juzgados de Vigo.
Enrique Alonso Pais, propietario de la empresa Eiriña, en los juzgados de Vigo. M. Moralejo

«Como sempre, as obras se fan antes do proxecto», llega a reconocer uno de los imputados en una conversación grabada por la Policía Judicial

22 sep 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

En el Ayuntamiento de Vigo había procedimientos de contratación que no eran más que simulaciones. Cuando en septiembre de 2013 los responsables municipales aprobaron el proyecto para la regeneración del arbolado en la Avenida de Castelao, por más de cien mil euros, en realidad todo era un montaje. La actuación ya la había ejecutado Cespa en marzo. Este proyecto se hizo «sin ningún procedimiento de adjudicación previo a los trabajos, ya que primero se hacen las obras y después se justifican», según un informe elaborado por la UDEF, incluido en el sumario de la operación Patos. Las escuchas telefónicas permiten concluir a los investigadores que en este caso hay «claras ilegalidades que presuntamente podrían devenir en delitos».

Los propios actores eran conocedores de las supuestas irregularidades, según se desprende de las grabaciones. «Imos a facer Castelao, a segunda fase, executamos o 7 de marzo, e o proxecto vai despois ¿vale? Como sempre, as obras se fan antes e o proxecto vai despois», según palabras recogidas al gerente de Cespa e imputado en la causa, Juan Ramón Alonso García. Hablaba con Enrique Alonso Pais, el dueño de Eiriña, principal imputado en la trama de corrupción, quien a su vez tenía influencia sobre el concejal de Parques y Jardines, Ángel Rivas. Daba a entender que no era la primera vez que actuaban de esta forma.

El plan se encontró con un obstáculo. En una reunión en la que estuvo presente el edil Ángel Rivas con el portavoz de Cespa, un técnico municipal propuso la elaboración de un procedimiento abierto, a lo que el portavoz de la concesionaria se opuso rotundamente.