Gestores de derechos vuelven a la carga para que los colegios paguen por proyectar películas

La Xunta llegó a principio de año a un acuerdo con una entidad de gestión de derechos para que los centros pudiesen adquirir una licencia y emitir películas pagando 1,25 euros al año por alumno


Santiago / La Voz

Las pasadas Navidades la Consellería de Educación recordaba a todos los colegios e institutos que no pueden proyectarse películas o cualquier otro tipo de material audiovisual, ya que se vulnera la Ley de Propiedad Intelectual. Pocos meses después, la Xunta llegó a un acuerdo con una entidad de gestión de derechos para que los centros pudiesen adquirir una licencia y emitir películas, pagando eso sí 1,25 euros al año por alumno, más IVA.

La propuesta que realizó esta empresa a los centros parece que no caló en muchos de ellos, ya que este mes se han vuelto a poner en contacto con los colegios e institutos. En una carta a los directores explican que para cumplir con el nuevo texto de la ley de propiedad intelectual, es preciso contar con una autorización, «y la licencia educativa Egeda es la solución más completa y económica».

Estos nuevos precios ya no se fijan por alumno sino por tramos, y van desde los 200 euros anuales en centros de menos de 300 alumnos, hasta los 995 en los de más de 1.500. En el escrito se insta a los centros educativos a que «si en su centro no se están utilizando materiales audiovisuales, le rogamos que igualmente nos lo comunique». La misiva ha provocado las quejas de CIG-Ensino, que ya en su momento llevó este tema a la mesa sectorial y ahora lo planteará en el Parlamento y ante la Valedora do Pobo. Para el sindicato nacionalista no puede trasladarse el conflicto a los centros educativos ni limitar el uso de los contenidos audiovisuales. En todo caso, sostienen, «se había conflito cos xestores deses dereitos, debía ser a Consellería a que pagase o uso dos mesmos e non os centros educativos».

La CIG insta a los centros a que no paguen ningún tipo de canon y utilicen las herramientas que necesiten para hacer más eficientes sus clases. Uno de los aspectos más criticados es que la entidad gestora de derechos reclame a los centros que les comunique incluso si no utilizan contenidos audiovisuales.

Fragmento poco relevante

Los centros solo pueden emitir sin autorización contenidos audiovisuales en el ámbito educativo y en horario lectivo, siempre que sea un fragmento pequeño, es decir, cuantitativamente poco relevante en relación con la obra completa, cuando esta ya esté divulgada -nunca una película sin estrenar- y citando siempre el autor y la fuente «salvo que resulte imposible».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Gestores de derechos vuelven a la carga para que los colegios paguen por proyectar películas