Cinco años sin rastro de Sonia

Alfredo López Penide
lópez penide PONTEVEDRA / LA VOZ

GALICIA

Los últimos pasos

Esta noche, una manifestación partirá de la plaza de A Ferrería para reivindicar que la desaparición de la pontevedresa no caiga en el olvido

18 ago 2015 . Actualizado a las 13:43 h.

El 18 de agosto del 2010 está grabado en la memoria colectiva de Pontevedra. Fue el día en el que Sonia Iglesias, que por aquel entonces tenía 37 años y era madre de un niño que tenía 7, desapareció sin dejar rastro alguno. Cinco años después de aquel trágico suceso, nada ha cambiado. Sin noticias, ni indicios, hace escasos meses se decretó el archivo provisional de la causa judicial. Esta noche, convocada por su familia y allegados, una marcha ciudadana partirá de la plaza de A Ferrería para reclamar que lo ocurrido no caiga en el olvido.

Como hacían muchas veces, la mañana de aquel miércoles, la pontevedresa y su compañero sentimental -quien llegó a estar más de dos años imputado en relación con su desaparición- se dejaron ver en el bar El Albero, una cafetería ubicada en el entorno de la plaza de toros de Pontevedra y a escasos metros de su domicilio. El día anterior habían terminado sus vacaciones y Sonia tenía que incorporarse a su puesto de trabajo como encargada de la planta superior -dedicada a moda femenina- de la tienda que Massimo Dutti tiene en la ciudad del Lérez.

La pareja abandona la cafetería y juntos se desplazan hasta la zapatería Villa Reparaciones, situada en la calle Arzobispo Malvar. Pasan de las diez de la mañana y la pontevedresa tiene intención de dejar a arreglar unos zapatos. Es a partir de este punto cuando se le pierde el rastro.