Besteiro fía su futuro político a que la jueza levante su imputación el día 31

Asegura ante las reservas y silencios de cargos socialistas que «moita xente» en el PSdeG le ha expresado su apoyo y que se siente respaldado por Ferraz

;
"Besteiro está amortizado" Los socialistas críticos hablan de un "movimiento" dentro del partido para hacer caer a Besteiro

santiago / la voz

Dos días después de que saltara oficialmente la renuncia a su candidatura al Senado, que él mismo había ratificado el sábado tras convocar una ejecutiva extraordinaria para explicar al PSdeG su imputación judicial por el caso de Garañón, José Ramón Gómez Besteiro reapareció ayer ante los medios. Aparentemente tranquilo, después de asistir desde un significativo segundo plano a la zozobra interna que esta semana ha sacudido su partido, el secretario general de los socialistas gallegos engarzó ante las preguntas de los periodistas varios mensajes del mismo tenor que los aireados en aquella comparecencia sabatina. Perseveró en la idea de su inocencia. Defendió que se siente respaldado por Ferraz. Y rechazó situarse en la tesitura de una posible dimisión, con reiteradas alusiones a su confianza en que la jueza Pilar de Lara retire su imputación cuando preste declaración, el próximo día 31.

«Confío plenamente na miña inocencia. Estou seguro de que a esta situación se lle porá fin pronto. Esa é a miña confianza», proclamó Besteiro sobre los supuestos delitos de cohecho, prevaricación, tráfico de influencias y contra la ordenación del territorio que le imputa De Lara. Si guarda alguna baza que pueda jugar a su favor, más allá de la confianza en que la jueza dé carpetazo al caso, no la concretó. «Confío absolutamente na miña inocencia e na miña capacidade de poder demostralo», porfió ante los medios tras un encuentro en el Parlamento con miembros del comité de empresa del ente CRTVG. Más allá de recrearse en la misma línea argumental, Besteiro sí mostró un giro en el tono de su relato respecto al sábado pasado. Esta vez optó por evitar las referencias a la persecución política que sugirió entonces. Puede mantener esa idea, pero la ha borrado de su discurso.

Sin plan de dimisión

El secretario del PSdeG descartó renunciar al cargo, siempre con la tesis de su confianza en la desimputación, aunque eludió entrar en conjeturas sobre si estará en condiciones de presentarse a las primarias para ser candidato en las autonómicas del 2016. Se limitó a decir que no se le ha pasado por la cabeza dimitir y que no hace «previsións de futuro». «Son o secretario xeral e actúo como tal», recalcó. Precisó que sí consideró que, «por un criterio de oportunidade», debía tomar la decisión «absolutamente voluntaria» de renunciar al Senado. Aunque ese cambio de planes respecto a lo que Besteiro anunció el sábado saltó a instancias del portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando.

Consciente de que su futuro copa el debate en el PSdeG, dijo sentirse apoyado. «Recibín innumerables mostras de apoio estes días, de moita xente», manifestó, además de aseverar que se siente respaldado por Ferraz. Pedro Sánchez avaló el lunes la hoja de ruta que sigue Besteiro, al afirmar que se actuaría con arreglo al código ético, que liga las dimisiones a la apertura de juicio oral.

Interpelado por la posibilidad de que las presiones internas precipiten una petición de renuncia de su partido, antes del día 31, el expresidente de la Diputación de Lugo replicó que es una persona «extraordinariamente responsable». Respondió así al escenario que planteó el miércoles la propia secretaria de Organización del PSdeG, Pilar Cancela, al sostener que, de persistir sus problemas judiciales, Besteiro debería anteponer los intereses del partido a los suyos personales.

Algunos dirigentes socialistas no ocultan la difícil situación del secretario general, con silencios elocuentes como los de Caballero y Pachi Vázquez. La calma tensa podría detonar en el comité nacional del día 18, donde Besteiro defenderá unos resultados electorales que ve positivos. «Temos máis alcaldías e máis presenza».

Feijoo: «O problema de Besteiro son algúns dirixentes do seu propio partido»

La situación procesal de Besteiro llevó ayer a Feijoo a pronunciarse, por cuarto día consecutivo y siempre a preguntas de los medios. El presidente de la Xunta, que a medida que avanza la semana ha ido elevando el énfasis sobre la gravedad de los supuestos delitos que se imputan al secretario general del PSdeG, sostuvo ayer que Besteiro tiene una situación complicada en su propio partido. «Creo que o señor Besteiro ten dous problemas: un problema xudicial e un problema político. O problema xudicial haberá que ventilalo no ámbito xudicial e ten dereito á presunción de inocencia, como calquera persoa ou calquera cidadán en España. E na miña opinión, o señor Besteiro ten un problema político dentro do Partido Socialista», apostilló al ser interrogado sobre este asunto en la comparecencia posterior al Consello de la Xunta.

Feijoo arguyó que el PP no entrará «nas dificultades que poda ter o PSdeG neste momento», pero sí aprovechó para reprobar las «descualificacións que ultimamente, durante moitos meses, escoitamos de moitos cargos do PSdeG, incluído o que vostede me fala», apuntó sobre Besteiro. Agregó que «o PP non é o problema político do señor Besteiro», sino «o seu propio partido, e determinadas correntes, e determinados dirixentes do seu propio partido». Con todo, Feijoo endosó a los socialistas la responsabilidad en el bloqueo de la renovación del Consello de Contas y el Valedor. Así, deseó que la situación del PSdeG no sea un freno: «Galicia non merece, por un problema dun partido, paralizar máis tempo aínda a renovación das institucións estatutarias».

Tanto en esa fallida renovación, vinculada a su frustrada designación como senador, como en los demás episodios que han desgastado su liderazgo en el último mes, Besteiro cree que gestionó con tino. «Totalmente», sostuvo. «A política ten estes momentos e son cos que toca lidiar», dijo sobre esas situaciones.

«Yo no tengo un cargo público», dice sobre las críticas de Susana Díaz a su caso

Besteiro prefirió ser cauto a la hora de pronunciarse sobre su futuro político más allá del 31 de julio, cuando prestará declaración ante la jueza De Lara, pero se mostró concluyente al ser interpelado por las declaraciones de la presidenta de la Junta de Andalucía. Susana Díaz reclamó el miércoles que el PSOE aplique con su líder en Galicia «la misma vara de medir» que empleó con los expresidentes defenestrados Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Besteiro, que ayer defendió que su situación judicial no entra en conflicto ni en contradicción con el código ético, indicó que no se siente aludido por las manifestaciones de Díaz. «No sé si lo sabrá todo el mundo, pero no ostento un cargo público. No me siento aludido por esas declaraciones».

Ferraz: «Cada caso, un mundo»

También la dirección del PSOE se pronunció ayer sobre las manifestaciones de la presidenta andaluza. La portavoz del comité electoral de los socialistas para las generales, María González Veracruz, defendió que la aplicación del código ético del partido es «exactamente la misma» para todos, si bien matizó que «cada caso es un mundo». Abundó al respecto que el documento que el PSOE aprobó en noviembre establece «muy claramente» el procedimiento a seguir en los casos de imputaciones. En concreto, determina que se exigirá responsabilidades a aquellos socialistas a los que se abra juicio oral, mientras que los imputados deberán dar explicaciones a la dirección, aunque se reserva margen para adoptar otras medidas en consonancia con la gravedad de cada caso concreto. Por eso Besteiro, que ya comunicó su situación a Ferraz el mismo día en que supo de su imputación, vincula su futuro a la decisión que tome la jueza De Lara tras su declaración del próximo 31. Tanto Chaves como Griñán eran diputados cuando el PSOE les aplicó el código ético, situación que no se da en el caso de Besteiro, que en la actualidad solo tiene su cargo orgánico en el partido.

Entre los referentes socialistas que en los últimos días declinaron valorar la situación del secretario general del PSdeG se encuentra Xosé López Orozco. El exalcalde de Lugo dice que él ahora es un lucense más y que no opina ni sobre su situación (también está imputado en el asunto Garañón) ni sobre la de los demás. Señala, eso sí, que su apoyo a Gómez Besteiro «se da por supuesto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Besteiro fía su futuro político a que la jueza levante su imputación el día 31