A Coruña y Pontevedra será donde más rápido envejezca la población

En provincias como la de Ourense la población en edad de jubilación será del 33 % dentro de diez años, y en el conjunto de la comunidad dicho colectivo será cinco puntos mayor que la mUno de cada cuatro gallegos tendrá más de 65 años cuando llegue el 2024edia estatal

Índice de envejecimiento de Galicia Índice de envejecimiento de Galicia

Vigo

El envejecimiento de la población gallega es estructural, endémica y además afecta ya a todo su territorio. Es más, las proyecciones demográficas auguran que las dos provincias más jóvenes de la comunidad, A Coruña y Pontevedra, convergerán con celeridad con las otras dos demarcaciones donde la desertización poblacional y el envejecimiento de sus censos seguirá creciendo pero a un ritmo más lento.

Según las estimaciones demográficas dadas a conocer ayer por el Instituto Galego de Estatística, las dos provincias atlánticas son las que más rápido envejecerán en el próximo decenio. Mientras en Lugo el porcentaje de población mayor de 65 crecerá hasta el año 2024 en 3,3 puntos y en Ourense en otros 4,9, la demarcación que hasta ahora presenta los mejores índices de censo joven, la de Pontevedra, verá incrementada en 7,4 puntos su grupo de personas en edad de jubilarse. En A Coruña ocurrirá prácticamente lo mismo, al crecer dicho segmento de edad en 7,2. En ambos casos el IGE estima que será precisamente a partir de este año cuando las dos provincias occidentales comiencen a sufrir notables incrementos en la edad de sus censos.

Aunque el envejecimiento en ambas será notable, Ourense seguirá siendo el territorio con mayor edad de sus residentes, al situarse por encima de la barrera de la jubilación prácticamente uno de cada tres habitantes. Lugo se aproxima al mismo nivel con un 30,8 % de población mayor de 65 años, mientras en A Coruña y Pontevedra la relación será de uno mayor por cada cuatro residentes.

El estudio de indicadores de longevidad presentado ayer concluye que en diez años el 27,4 % de los gallegos formará parte de los grupos de edad mayores de 65 años, cuando en el 2002 dicho colectivo era el 21,1 % del censo y al empezar este ejercicio se situaba en un 23,6.

Mayor dependencia

Una población envejecida como la que dibujan las estadísticas oficiales conlleva inexorablemente una pérdida de autonomía de Galicia para el mantenimiento de sus servicios. Lo que en demografía se denomina índice de dependencia senil muestra el notable peso que los mayores irán teniendo en el sistema, hasta el punto de que en diez años casi por cada dos personas en edad de trabajar habrá un jubilado. La media gallega se situará en el próximo decenio en 44 personas mayores de 65 por cada cien que tengan entre 15 y 64, cuando hoy esa relación es de un 36 % y de un 27,2 como media en toda España. Eso sí, mientras en Ourense hay ya 50 jubilados por cada cien habitantes en edad activa, en Pontevedra baja a 30, siendo el extremo contrario.

La relación entre el colectivo de mayores y el de menores de veinte dibuja un escenario aún más dramático, según las proyecciones del IGE. Baste indicar que mientras en 1975 había 38 personas en la franja de los jubilados por cada cien menores de veinte años, hoy dicha relación es de 150 personas con más de 65 años por cada cien jóvenes y niños. Y lo que es peor: en diez años prácticamente el colectivo de mayores doblará al que ocupa los primeros escalones de la pirámide de población. Por cada cien jóvenes habrá 182 personas jubiladas, y en Ourense llegará incluso a 223 y en Lugo a 213, un panorama demográfico caótico y con difícil parangón en el resto de Europa, donde ambas provincias ocupan ya los dos últimos puestos, el 316 y 317, en porcentaje de jóvenes en su población.

Especialmente condenados aparecen en las proyecciones a diez años áreas como las de Ourense sur (Limia, Verín, Celanova), donde se augura que habrá 405 jubilados por cada cien menores de 20 años, o Lugo oriental (Ancares, A Fonsagrada y Sarria) con otros 381 mayores en esa relación.

La mitad de los mayores viven solos e ingresan unos 14.000 euros

Más de la mitad de los mayores viven en hogares compuestos solo por personas de esa franja de edad y la mitad de esos mismos hogares están compuestos por una única persona. Esa es la nueva realidad residencial hacia la que tiende Galicia con su declive poblacional, generando distintas necesidades de atención al tiempo que pierde capacidad laboral.

El importe medio anual de sus pensiones es superior en el grupo de edad de 66 a 75 años (13.983 euros) que en el de más de 76 años (11.133 euros). Solo el 0,8 % de la población mayor sigue trabajando, por un sueldo medio que no llega a 20.000 euros en el caso de los hombres y por debajo de 10.000 en el de las mujeres.

Como causas principales de defunción de las personas mayores se sitúan las enfermedades del sistema circulatorio, con el 33,7 % del total, mientras que el cáncer provocó otro 27,7. Atendiendo al sexo de los mayores fallecidos, se establece una clara diferencia en la comunidad entre ambos grupos, pues entre los hombres la primera causa de muerte fue el cáncer, con un 33,8 %, mientras que en el caso de las mujeres lo más habitual fueron defunciones por enfermedades del sistema circulatorio, un 37,8 %.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

A Coruña y Pontevedra será donde más rápido envejezca la población