Galicia perdió 17.200 habitantes en un año, de los que 5.500 eran extranjeros

En España están empadronadas un millón de personas menos nacidas fuera que en el 2011


santiago / la voz

El profundo declive demográfico en el que Galicia lleva sumido varios lustros sigue aflorando en cada estadística. La más reciente, el padrón continuo del 2014 que ayer divulgó el INE, vuelve a levantar acta de ese proceso de erosión. En solo un año, la comunidad gallega perdió 17.245 habitantes. En esa merma destaca el importante peso de la población nacida fuera de España, que representa el 30 % del recorte total del padrón gallego (5.474 personas). Uno de cada tres habitantes que perdieron las cuatro provincias nacieron en el extranjero, una tendencia de salida de la población inmigrante que se inició con la crisis económica y que alcanza niveles mucho más elevados en el conjunto de España.

Los datos del padrón corroboran que el recorte de población afecta con más dureza a las provincias de Lugo y Ourense. Aunque en números absolutos, el mayor retroceso corresponde a la de A Coruña, con 5.246 habitantes menos en el 2014 de los que sumaba en el 2013, el desgaste es mucho mayor en las dos provincias que están entre las que tienen peor saldo vegetativo de España. Con menos de la tercera parte de la población de A Coruña, Ourense es la segunda provincia gallega que perdió más población. El padrón del 2014 le otorga 4.431 habitantes menos de los que tenía en el 2013. Lugo es la provincia que mejor resiste en términos absolutos. Su padrón merma en 3.275 personas, menos que los 4.131 residentes que pierde Pontevedra. Claro que, como sucede en Ourense, Lugo resulta más penalizado porque su censo es muy inferior a los de A Coruña y Pontevedra.

El impacto del recorte de población extranjera empadronada en Galicia afecta casi por igual a las cuatro provincias. Pontevedra es la que más pierde, con 2.516 habitantes menos nacidos fuera de España de los que computaba el padrón del 2013. Por contra, Lugo solo registró la baja de 317 extranjeros. En todo caso, también en la lectura de estos datos hay que considerar que A Coruña y Lugo concentran el mayor contingente de población inmigrante. De las 216.004 personas nacidas fuera de España que viven en Galicia, 158.766 residen en esas dos provincias, el 73 % del total.

La población extranjera empadronada en la comunidad representa menos del 5 % de la que reside en el conjunto del Estado (4,7 millones), lo que acredita que Galicia es menos atractivo que otros territorios para ese colectivo. Pero esa menor presencia de inmigrantes explica que el fenómeno de su salida de España resulte aquí menos brusco que en el conjunto del país. Las cifras son reveladoras del efecto de la crisis. Solo entre el 2012 y el 2013, salieron de España 850.000 personas nacidas en otros países. Aunque el padrón del 2014 prueba que ese proceso se ha desacelerado, ya que el último cómputo recoge la salida de 304.623 extranjeros frente a los 545.980 del año anterior, las cifras son todavía más llamativas si se toman como referencia los datos del 2011. Desde el padrón de ese año, que fue el primero que recogió una caída en los residentes nacidos en otros países, España ha perdido más de un millón de extranjeros.

Los únicos territorios que no pierden población en el padrón del 2014 son Baleares y Murcia. Castilla y León, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana son los que más retroceden.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Galicia perdió 17.200 habitantes en un año, de los que 5.500 eran extranjeros