Los alcaldes imputados bajan de 43 a 28 en la recta final del mandato

Veinte de los que están siendo investigados aspiran a repetir en el cargo


Vigo / La Voz

Mientras políticamente se sustancia el estatus de los imputados para continuar en sus cargos y militancia o verse obligados a abandonar ambas representaciones, la Justicia ha ido simplificando las sombras que planeaban sobre un ramillete de alcaldes que han afrontado el mandato que termina bajo el estigma de la imputación. Acusados unos desde las últimas municipales y otros arrastrando sus lastres desde mandatos anteriores, 15 alcaldes han recobrado la normalidad jurídica al ser archivada la causa que les cuestionaba o resultar absueltos tras pasar por el banquillo. Quedan otros 28 mandatarios locales afectados por imputaciones diversas, pero apenas dos podrán llegar a saber cuál es su futuro judicial antes de los comicios del 24 de mayo.

Pese a los debates sobre la conveniencia de depurar de las listas a los imputados, 20 de los regidores que pasan por ese trance tienen todo preparado para repetir campaña. Los alcaldes que más tiempo llevan afrontando su imputación, los implicados en la operación Orquesta, solo contarán en esta ocasión con uno en la pugna por las urnas, el de Fisterra, aunque el de Corcubión aún mantiene la incógnita. Coristanco, Malpica, Cabanas, Camariñas, Abegondo, Culleredo, Vimianzo y Sada en A Coruña tratarán de repetir pese a su situación legal, mientras el de Arzúa medita su futuro. Lugo, Viveiro, Palas, Becerreá, Carballiño, Boborás, Rairiz, Melón, O Porriño, Ponteareas y Caldas sí tendrán acusados que aspiran a la reelección.

Efectos de la Pokémon

Del caso Pokémon, el que más acusaciones ha generado desde que fue abierta la operación en septiembre del 2012, ya han logrado descolgarse alcaldes como el de Ferrol, José Manuel Rey (PP), como tampoco está ya relacionada con la causa la parlamentaria de su partido Paula Prado, imputada en su papel de edil de Santiago por la jueza De Lara, o también el portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro.

El cuestionamiento legal es en cambio mantenido en el mismo caso para el alcalde de Lugo, Xosé López Orozco, acusado de tres delitos en dicha causa. El socialista, que se presentará a su reelección por quinta vez, ya ha superado en el presente mandato otras tres imputaciones. También tratará de mantener el cargo en los próximos comicios el alcalde popular de Carballiño, Argimiro Marnotes, envuelto en la misma macrocausa por tráfico de influencias y revelación de secreto.

No ocupaban puesto de regidor, pero sí contaban con acta de concejal en la corporación de Santiago hasta que una sentencia les hizo dejar el cargo, los siete ediles condenados inicialmente por respaldar el pago con dinero público de la defensa de un compañero imputado en el caso Pokémon. Los siete han dado la vuelta al fallo con su recurso.

El segundo foco de desimputaciones y absoluciones también tiene su epicentro en Lugo. De la supuesta trama de retirada de multas fueron desvinculados a todos los efectos alcaldes como el de Pedrafita, José Luis Raposo, o el de Muras, Isaan Algnam Azaam, así como el parlamentario socialista José Ramón Val.

Acusaciones rechazadas

Causas abiertas por supuestos delitos de prevaricación se han difuminado contra alcaldes como el de A Baña, Andrés García (PP); el de Val do Dubra, Ramón Varela (PP); el de O Barco, Alfredo García (PSOE); Vilardevós, Manuel Cardoso (PP); Gondomar, Fernando Guitián (PP), y el de Ourense, Agustín Rodríguez (PSOE), que tras un reguero de acusaciones ha visto despejado su expediente, así como varios de los ediles que le acompañaban en el gobierno local en el 2008. A Manuel Antelo, regidor de Vimianzo (BNG) aún le quedan dos imputaciones que resolver tras verse este año eximido de otra.

También se vio liberado ayer mismo el alcalde de Pontecesures, el nacionalista Luís Álvarez Angueira. Anteriormente ocurrió lo mismo con el alcalde de Trazo, José Dafonte (PP) que se libró de una acusación de falsedad documental. La sombra del tráfico de influencias ha desaparecido sobre el alcalde pedáneo de Bembrive, Roberto Ballesteros (PSOE), y de la vicepresidenta de la Diputación de Lugo, Lara Méndez, como le ocurrió al resto de los imputados en la operación desarrollada en Castro de Rei, incluido su exalcalde Juan José Díaz.

El alcalde de San Xoán de Río, Gerardo Rodríguez (PP), se ha librado de la acusación de injurias, como también el de Baltar, José Antonio Feijoo (PP) ha desbaratado las acusaciones de coacciones y amenazas.

Imputados

La macrocausa abierta, con imputados en diversos concellos de Galicia, a cuenta de la operación Pokémon mantiene la incertidumbre sobre la carrera de alcaldes como José López Orozco (Lugo) y Argimiro Marnotes (O Carballiño). Por su parte, la operación Orquesta salpica desde el mes de enero del año 2011 a los alcaldes de Fisterra, Mazaricos y Corcubión. En total son 43 los regidores acusados de algún delito, listado al que se unen otros exalcaldes como Pachi Vázquez o Francisco Rodríguez.

Desimputados

De la causa de la Pokémon se ha liberado tras cinco meses de investigación el presidente de los alcaldes gallegos y regidor de Ferrol, José Manuel Rey. Su compañero de Ourense Agustín Fernández, que accedió al cargo a causa de las acusaciones contra su antecesor, se ha liberado de todas las imputaciones que pesaban sobre él. Los alcaldes de O Barco, Gondomar, Pedrafita o Xinzo son ejemplo de los 16 casos de regidores acusados ya liberados, como el de Muras y el resto de los acusados en el caso de la multas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los alcaldes imputados bajan de 43 a 28 en la recta final del mandato