«Los incendios forestales son terrorismo ecológico puro y duro»

Fuegos y furtivismo seguirán siendo las prioridades de la unidad adscrita


santiago / la voz

El nuevo comisario jefe de la Policía Autonómica de Galicia nació en 1953 en la parroquia de Toro, en Laza (Ourense). «El lugar más bonito del mundo», asegura. A Silverio Blanco Fernández la vida le llevó a Barcelona, donde participó en el operativo de las olimpiadas de 1992. Tras 27 años trabajando en la capital catalana pudo volver a Galicia en el 2001 para ponerse al frente primero de las Unidades de Intervención Policial de A Coruña y después de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana. Llega a Santiago para dirigir la unidad adscrita con la esperanza de ser fiel a su lema: «dejar las cosas cuando me marche un pelín mejor de como me las he encontrado».

-¿Cómo ha sido el desembarco?

-Muy bien. Ordenando y tirando papeles. En la policía tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos. Vamos todavía mucho con el dosier de cien hojas que se te amontona encima de otro dosier de cien hojas y te vuelves loco... Todo esto hay que agilizarlo y en eso estamos. Yo, que soy un ecologista convencido, creo que cuanto menos papel usemos, mejor. Ojalá que cuando yo me marche de aquí no se vea un papel, que esté todo digitalizado, que las órdenes de servicio vayan por correo electrónico, que los avisos al personal se hagan vía WhatsApp. Evidentemente, al presidente o al vicepresidente hay que prepararles un dosier cuando lo piden, pero en el día a día nos tenemos que mover mucho con las nuevas tecnologías, que además nos liberan un espacio que no tenemos.

-¿Cuáles son sus objetivos operativos primordiales?

-Seguir en la misma dinámica que hasta ahora, que es tener como objetivo principal la lucha contra los incendios forestales, que son terrorismo ecológico puro y duro. Yo creo que los gallegos no saben la cantidad de millones que se van en humo.

-¿Y qué más se puede hacer para frenar los incendios?

-La Consellería do Medio Rural está haciendo un esfuerzo ingente. Es fundamental incidir en la labor pedagógica, concienciar a la gente de que el monte es nuestro petróleo.

-En Medio Rural siempre se quejan de que hay poca colaboración ciudadana y en que no hay que encubrir a los incendiarios.

-No sé si el gallego tiene conciencia de que el monte es suyo. No sé si tiene claro que cada vez que arde el monte arde algo suyo. Estoy convencido de que en las aldeas sospechan muchas veces de quiénes son los incendiarios, pero son reacios a decirlo. Colaboran muchísimo en las tareas de extinción, pero al gallego le cuesta denunciar a un vecino por un incendio forestal.

-Tienen ustedes claro que esta es su principal batalla.

-Absolutamente. La unidad adscrita representa el 4 % de las fuerzas de seguridad del Estado en Galicia. Sin embargo, en el 2012 hicimos el 49 % del total de detenciones por incendios forestales. En el 2013 esa cifra subió al 57,7 % y el año pasado cerramos con el 60,9 %. En lo que llevamos del 2015 estamos en el 66,6 %, así que el compromiso es absoluto. La Xunta, y esto es algo que hay que agradecerle al Gobierno actual, lo tiene muy claro y ha aumentado la plantilla de la Policía Autonómica en un 45 %, pues prácticamente todos esos nuevos agentes se están dedicando a prevenir e investigar los incendios forestales.

-¿Cuántos agentes son actualmente?

-Ahora somos 448, lo que nos deja muy cerca de la plantilla que marca el catálogo, que son 500. En el 2012 éramos 308, por lo que el incremento es del 45 % del que hablaba antes. Todos los centros de trabajo están casi al completo excepto el de A Coruña, que es el único que tiene cierto déficit, con un 16 % de vacantes sobre catálogo. Estamos muy bien, yo sé que el vicepresidente y el director xeral harán toda la fuerza que puedan para que pueda haber más incorporaciones, pero hay que pensar que el Cuerpo Nacional de Policía (CNP), que es el que nos nutre, no está en estos momentos muy boyante.

-La otra gran misión que le han encomendado a la unidad es la lucha contra el furtivismo

-Efectivamente. En esto se han hecho avances muy importantes. Hemos incrementado muchísimo la presión sobre los furtivos, con muchísimos servicios y detenidos, aunque más que detenciones lo importante es que nos vean encima, controlando. Ya no es solo el furtivismo, es que estamos hablando de delitos contra la salud pública. Una cosa es sacar almeja, que es una falta administrativa, y otra no pasarla por la depuradora e introducirla en el mercado. El problema no es el señor que coge cinco kilos en la playa, sino el que va con un camión y compra kilos y kilos de marisco ilegal y lo pone en el mercado sin depurar.

-Y hablando de otros incendios, al anterior comisario jefe los sindicatos le despidieron con críticas por los expedientes abiertos contra muchos agentes.

-El cambio ha sido natural, no obedece a nada más. De lo que ha pasado no puedo hablar, entre otras cosas porque no lo conozco. No obstante, los expedientes en la policía no son como en la mili, que te expedientaban porque el cabo de turno te arrestaba a calabozo. Esto aquí no es así. Cuando hay una falta, está reglada, hay un instructor, tienes derecho a abogado y a recursos, así que hay garantías. Mi voluntad es aportar diálogo y ganas de resolver conflictos, porque en un sitio en el que hay mal ambiente de trabajo no puede haber buen rendimiento. Jamás he tenido problemas y seguro que ahora tampoco los habrá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Los incendios forestales son terrorismo ecológico puro y duro»