Romay Beccaría apela a la Transición frente a la desafección ante la política

a coruña / la voz

GALICIA

Romay, ayer poco antes de su discurso de ingreso en la Real Academia Gallega de Jurisprudencia.
Romay, ayer poco antes de su discurso de ingreso en la Real Academia Gallega de Jurisprudencia. MARCOS MÍGUEZ

El político y jurista ingresó ayer en la Academia Gallega de Jurisprudencia

28 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, sucedió ayer a su «maestro», Manuel Fraga, en la Real Academia Gallega de Jurisprudencia y Legislación, y lo hizo con un discurso de ingreso en el que ensalzó el «inmenso éxito» de la Transición y la Constitución de 1978 frente a aquellos que, al socaire de la crisis económica y los casos de corrupción, atacan aquel período clave de la historia de España y certifican la muerte de la Carta Magna.

«La Transición fue los mejores años de nuestra vida», señaló el nuevo académico, quien consideró «tremendamente peligrosa la desafección entre los ciudadanos y la política que promueven populistas y demagogos, entusiastas del cuanto peor, mejor». Romay Beccaría, quien se definió como «político, jurista y amante de los libros», salpicó su discurso de citas poéticas, literarias y filosóficas y dedicó buena parte de su intervención inicial a ensalzar la figura de Fraga, a quien definió como el «animal político aristotélico por antonomasia» y del que recordó su metamorfosis -«digna de Kafka», precisó- desde el centralismo al Estado autonómico para convertir Galicia en «una de sus grandes obras».

El presidente del Consejo de Estado, que ingresó en la Academia apadrinado por el catedrático de Derecho Administrativo José Luis Meilán Gil y el abogado José Seoane Iglesias, hizo una entusiasta defensa de la actividad política y apeló al filósofo José Ortega y Gasset y al papa Francisco para defender la vocación política como una de las más nobles. «La política, tan denigrada, es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común», dijo citando al Papa.