El comité que debe coordinar los tres aeropuertos lleva un año sin reunirse

El órgano que Fomento impulsó en el 2013 para mejorar las rutas aéreas está en vías de claudicar ante los localismos, como ya sucedió con el primero


santiago / la voz

La coordinación de los aeropuertos gallegos es un cuento viejo que siempre acaba igual. Se promueven organismos llamados a eliminar las duplicidades y elaborar una oferta más competitiva. Pero en las primeras reuniones afloran los discursos localistas de las ciudades y las expectativas se diluyen. Las Administraciones dejan pasar un tiempo que corre en beneficio de Oporto. Así sucedió con el fracasado comité de rutas creado en enero del 2010, con José Blanco al frente de Fomento. Y la historia se repite ahora con el órgano que Ana Pastor impulsó en el 2013 con el mismo objetivo. Desde su última reunión, que fue la de su constitución oficial, ya ha pasado un año.

Aquel 6 de marzo del 2014, la secretaria de Estado de Transporte, Carmen Librero, entregó a los tres alcaldes un segundo borrador con las rutas para los aeropuertos. Eran fuegos de artificio, carentes de conexión con el mercado real. Para Santiago (2,08 millones de pasajeros en el 2014) dibujaba 22 nuevas rutas internacionales para reforzar las actuales, con un amplia oferta de enlaces directos con Europa y varios con América: Nueva York, Buenos Aires, México DF y Montevideo. En Vigo (680.000 usuarios) proponía cinco destinos exteriores: Basilea, Nantes, Múnich, Bruselas y Londres, además de la conexión en servicio con París. Y para A Coruña (988.000 viajeros) planteaba un vuelo directo con Fráncfort, que se sumaría a los de Londres y Lisboa. Todo aderezado con un amplio abanico de rutas domésticas, en especial en Alvedro y Peinador.

El documento era un simple volcado de las propuestas formuladas por los ayuntamientos a raíz del criterio que Fomento planteó en una reunión anterior, tal vez lo único constructivo que ha dejado por ahora el comité. Es la apuesta por especializar el aeropuerto de Santiago para vuelos internacionales, como puerta de entrada del turismo en Galicia, y potenciar las rutas domésticas en A Coruña y Vigo, con mayor demanda de viajes de negocios.

En los 12 meses transcurridos desde esa última reunión del comité, Santiago y A Coruña se han aplicado en ese criterio. Lavacolla se beneficiará en la próxima temporada de verano de una mejora sustancial en su oferta internacional, que el año pasado ya le permitió revertir el desplome de viajeros de los dos anteriores. Por su parte, Alvedro ha afianzado su liderazgo en Galicia para las conexiones con Madrid. En ese escenario en el que cada ciudad hace la guerra por su cuenta, solo Vigo carece de bazas claras.

Pero los tres aeropuertos siguen pagando el peaje de su falta de coordinación. Pierde Galicia, gana Oporto. Desde que en el 2008 superó por vez primera el tráfico de las terminales gallegas, el Sá Carneiro no ha parado de crecer. Con casi 7 millones de pasajeros en el 2014, está en línea de doblar a finales de este año a los gallegos (3,75 millones). Mientras, los alcaldes siguen enredados en el estéril debate localista, y Fomento y la Xunta se lavan las manos. Consciente del fuerte desgaste político que supone pilotar esa coordinación, el Gobierno de Feijoo se desentendió esta vez de llevar las riendas del comité. Y en el ministerio, silencio. Si sabe, tampoco contesta.

Más ruido que acuerdos en una experiencia que repite los errores de la anterior

Agustín Hernández, ahora alcalde de Santiago, todavía era conselleiro, y Rafael Catalá, actual ministro de Justicia, ocupaba la secretaría de Estado de Infraestructuras, cuando Fomento convocó por última vez al comité de coordinación aeroportuaria de Galicia, en marzo del 2014. Aunque aquella fue presentada como la reunión constitutiva, desde un año antes se habían celebrado encuentros de los grupos de trabajo. Todos acabaron envueltos en proclamas localistas que arrecian este año electoral. Los errores que habían echado por tierra el comité anterior se repiten.

Compromisos pendientes

Aquel 6 de marzo del 2014, la secretaria general de Transporte, Carmen Librero, comprometió actuaciones que siguen pendientes, como incentivos para los párkings de los aeropuertos y medidas para aumentar la carga aérea (habló incluso de la posibilidad de construir una terminal de carga en Peinador). Librero señaló que el plan comenzaría a funcionar cuando estuviera cerrada la aportación de concellos y patronal. No ha vuelto a haber noticia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El comité que debe coordinar los tres aeropuertos lleva un año sin reunirse