Enrique Iglesias: «Me gustaría agradecer a Galicia y a toda su gente el rodaje del vídeo»

Manuel Cheda
m. cheda SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Youtube

Los representantes del cantante dicen que el pago de la Xunta de 302.500 euros por el clip «Noche y de día» contribuye «a dinamizar la economía del país gallego en tiempos de crisis»

26 feb 2015 . Actualizado a las 15:27 h.

En plena polémica por el pago de la Xunta de 302.500 euros a la discográfica Universal por el rodaje en la comunidad del clip Noche y de día, de Enrique Iglesias, el artista dio anoche la cara. A través de las redes sociales, difundió una grabación de un minuto y medio de duración en la que se alternan imágenes del citado vídeo musical y de él mismo, ataviado con gorra y gafas de sol, hablando a cámara. «Me gustaría agradecer a Galicia y a toda su gente el rodaje del vídeo Noche y de día. A Juan Magán, a Yandel... a toda la gente que estuvo involucrada en este vídeo y, por supuesto, a Galicia», declara el cantante.

«Alejandro Pérez, el director del vídeo, y yo -agrega el hijo de Julio Iglesias- habíamos trabajado en el pasado, en el clip de Bailando, y queríamos hacer otro vídeo juntos. Pensamos en grabarlo en Galicia, en parte porque en toda mi carrera nunca he hecho un vídeo en España y qué mejor sitio que Galicia, que tiene un paisaje precioso. Fue una gran oportunidad. [...] Pienso que acabó siendo un vídeo muy divertido». El mensaje concluye con rótulos que confirman para mañana el estreno oficial del clip y recogen el perfil oficial de la Axencia de Turismo de Galicia en Twitter (@turgalicia).

Se trata de un trabajo que dura cuatro minutos y medio, donde los exteriores de la comunidad ocupan 45 segundos, 38 de ellos colocados al final o bien al principio del montaje. El compostelano complejo del Gaiás aparece en pantalla 15 segundos y la fachada del monasterio de Carboeiro (Silleda), 6. Mientras que el faro de cabo Home (Cangas), el cañón del Sil, la Torre de Hércules, la catedral de Santiago, la muralla de Lugo y la plaza del Obradoiro se reparten 18 a partes iguales (3 por cabeza). Finalmente, al arenal de As Catedrais (Ribadeo), al puente de Rande y los urbanos de Ourense les corresponden 2 a cada uno. 

Un reparto de tiempos que ha generado controversia incluso fuera de España. De hecho, el tabloide británico Daily Mail se hizo eco el martes, en su edición electrónica, de la «tormenta» desatada por el mismo. En un artículo de portada, destacaba igualmente que la inmensa mayoría del clip lo absorbía la presentación de una rave subida de tono.

«Ante la reciente publicación de algún artículo crítico», la oficina de representación del artista ha emitido esta tarde un comunicado en el que asegura que el hijo de Julio Iglesias no se ha embolsado «ni un centavo» de la Xunta. Íntegramente, asevera, el patrocinio «fue destinado a costos de producción y viáticos», incluyendo la contratación de «empresas locales», «lo que generó un importante derrame económico, contribuyendo a dinamizar la economía del país gallego en tiempos de crisis».

En esa misma nota, el equipo del cantante anima «a todo el mundo» a visitar «esta fascinante comunidad autónoma». «Enrique -abunda el escrito- aceptó con mucho gusto la propuesta de la Xunta de Galicia para filmar el video en esta región, no solo por la belleza de su escenografía, emblemáticos edificios, calles empedradas, y plazas con historia, que sirvieron como marco incomparable, si no además por el hecho de poder ayudar a promocionar internacionalmente el turismo y riquezas naturales de esta tierra, a la que le tiene un cariño muy especial».

Al vídeo también se ha referido este mediodía el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en la comparecencia ante los medios posterior a la reunión semanal de su Gabinete. «O que intentamos é promocionar Galicia, con distintas accións, modalidades e formatos. Uns gustan máis que outros», se ha limitado a argumentar, para luego añadir: «Cantos máis millóns de persoas vexan imaxes de Galicia, mellor. O importante serán os resultados». No ha querido, en cambio, expresar su opinión personal sobre el resultado.