vigo / la voz

Ayer hubo marejada en la costa de Coia, el nuevo litoral descubierto por el alcalde Caballero donde decidió atracar el Bernardo Alfageme provocando una grave crisis política y social. Con el pesquero amarrado en la rotonda las aguas no han vuelto a su cauce. De hecho, ayer tarde hubo una nueva protesta vecinal mientras los partidos políticos se lanzaban en tromba a criticar la operación cuasi militar que, pese a incidentes e insultos, permitió llevar el barco a su nuevo muelle. La novedad fue que el PP anunció que si gobierna lo retirará, sumándose así al compromiso adquirido hace dos meses por BNG, AGE y Podemos.

El aviso de José Manuel Figueroa, portavoz municipal del PP responde a las exigencias de los vecinos que pasaron la noche del miércoles al jueves frente a la policía para que el barco no llegara a Coia. «Aunque el alcalde no recapacite, ya le digo que en unos meses cambiará la situación cuando la alcaldesa del Partido Popular aplique la sensatez y la cordura. Los ciudadanos juzgarán, pero es inadmisible colocar un barco tan grande en ese lugar».

El guiño popular a los opositores se completó con su agradecimiento hacia lo que considera «un comportamiento extraordinario durante las protestas, que se han realizado con orden y defendiendo lo que consideran justo». Palabras que colisionan frontalmente con las declaraciones que ayer realizó Caballero justificando el despliegue policial: «Son 50 los que se oponen y entre ellos hay gente muy violenta que agrede a los policías».

Con estos pronunciamientos el campo de juego político en el que se ha convertido un proyecto que debería ser neutro queda definido. Todos los partidos políticos están en contra, salvo el PSOE, claro, y antes que los populares BNG, AGE y Podemos anunciaron su retirada de Coia si gobiernan después de las elecciones.

En el campo ciudadano no se ha escuchado un solo pronunciamiento favorable. Caballero afirmó ayer que está recibiendo «multitud de felicitaciones» y que «el barco está donde la ciudad decidió que debía estar». Ninguna de ellas ha sido hecha pública y el regidor dejaba de lado el dato de que el pleno del Concello rechazó en dos ocasiones este proyecto.

Y mientas el PP ponía sobre la mesa la operación retorno, el BNG se contentaba con denunciar el «autoritarismo do alcalde». En parecidos términos se manifestó la diputada de AGE, Eva Solla, quien también participó en la protesta

La sorpresa ayer la dio el director general del astillero donde permaneció hasta ahora el Alfageme. Mario Cardama considera que, «política al margen», el destino más adecuado para el barco era el Museo del Mar y no la rotonda, y que han dejado preparado el barco «para que si alguna vez se cambia se pueda hacer con un coste bajísimo».

La duda es saber si tras la instalación del barco desaparecerá el conflicto, lo que no parece probable. De momento, la rotonda sigue vigilada permanentemente por dotaciones de la Policía Local, posiblemente un caso único en España, y ayer tarde la entidad que coordina a los opositores optó por seguir en la brecha. Para ello hoy se concentrarán de nuevo y ya lo hicieron ayer tarde, pese a la resaca de la conflictiva noche.

Ya la noche anterior el grito de despedida fue «seguiremos». Después de dos horas de enfrentamientos e insultos, iniciados a la medianoche, el barco llegó a la rotonda y los opositores no pudieron hacer otra cosa que retirarse a lamer sus heridas. Y no es una frase retórica: en el momento crítico de la noche, cuando un grupo se encadenó en la avenida de Castelao, los antidisturbios exhibieron su eficacia. De manera violenta los arrastraron sin contemplaciones, provocando contusiones pero despejando la calle.

Allí se produjeron golpes de porra y el único amago de carga, que no fue a más ante la desproporción de fuerzas. 230 agentes bien pertrechados contra la mitad de manifestantes, que no tuvieron nada que hacer. Un operativo estudiado en el que colaboraron operarios de contratas por si el barco dañaba algún semáforo o cables eléctricos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

El barco de Coia, vigilado las 24 horas