El Pequeño Nicolás apuntaba a Ourense

Entre la documentación incautada al joven aparece una referencia manuscrita para seguir de cerca la adjudicación de las obras del archivo y la biblioteca ourensana

.

ourense / la voz

El Pequeño Nicolás tenía entre sus supuestas tareas pendientes como conseguidor una de las obras más polémicas de los últimos años en la ciudad de Ourense. Entre los documentos que fueron incautados por la policía en el domicilio del joven Francisco Nicolás Gómez Iglesias, y a los que tuvo acceso en exclusiva El programa de Ana Rosa de Telecinco, se encuentran unas anotaciones que hacen ver que siguió muy de cerca la adjudicación de la conclusión de las obras del archivo histórico y la biblioteca de Ourense. Está incluida entre sus tareas «a corto plazo». Al lado de un pequeño resumen de la actuación aparecen una serie de anotaciones del puño y letra del Pequeño Nicolás. La que aparece más resaltada y entre signos de exclamación es la siguiente: «¡Urgente!».

En esa misma documentación incautada al joven que ha puesto en entredicho la seguridad del Centro Nacional de Inteligencia o de la Casa Real se encuentran también, según adelantó ayer El programa de Ana Rosa, una serie de pistas que podrían allanar el camino hacia la adjudicación del contrato de las obras del archivo ourensano que tenían un presupuesto de 13,8 millones de euros. Así, se detalla que el proceso está en fase de valoración de las ofertas técnicas y que el pliego limita la baja máxima. Por tanto, la conclusión del que elaboró ese dosier es clara: «La adjudicación es ?digital?, con los puntos subjetivos de los técnicos». Las prisas que provocan que el Pequeño Nicolás haga una anotación de urgente vienen dadas, según se detalla en el escrito, en que solo hay una semana más antes de la apertura de las ofertas económicas. Teniendo en cuenta que la adjudicación de las obras se realizó en el año 2013, los documentos debieron realizarse en ese escenario temporal. Francisco Nicolás apenas habría cumplido la mayoría de edad.

13 millones

Sobre el éxito de las gestiones para hacerse con un pellizco del contrato de trece millones de euros, el falso amigo del Rey no era muy optimista. Así se desprende de una última anotación realizada a mano acompañada de un garabato ininteligible: «Hemos dado un toque. Complicado. Llamada institucional, a ver si sirve técnicamente».

Se la llevó Isolux Corsán

La obra para la construcción del archivo y la biblioteca de Ourense en el enclave histórico de San Francisco ha estado rodeada de polémica desde sus inicios. La actuación comenzó en el año 2003, cuando Nicolás no era más que un niño de nueve años, en la época de José María Aznar como presidente del Gobierno. La desafortunada ejecución de la primera concesionaria llevó al gobierno a rescindir el contrato en julio del 2008, cuando las obras llevaban ya casi tres años paralizadas y era el PSOE quien gobernaba en Madrid. El caso acabó en el juzgado y hasta que en abril del 2012 la Audiencia Nacional desestimó la reclamación de la anterior UTE los trabajos no quedaron definitivamente desbloqueados.

El segundo contrato público para acabar las obras, y que era el que tenía en su agenda el Pequeño Nicolás, se resolvió a mediados del 2013. Se presentaron hasta 39 empresas, pero solo 24 llegaron a la fase final. De ellas 23 coincidieron en dejar su oferta económica en 13,3 millones. La elección final, por tanto, se justificó en la oferta técnica siendo la de Corsan-Corviam Construcción S. A., del grupo Isolux Corsán la más valorada. A la contratación para acabar las obras del archivo y la biblioteca de Ourense se presentaron, bien individualmente o en una UTE, las firmas más importantes del sector de la construcción tanto de Galicia como de España. Las previsiones iniciales apuntan a que la obra se remate el próximo año.

La imagen de Ana Botella

Entre la documentación incautada a Francisco Nicolás Gómez se encuentran folios bajo el membrete del Gobierno de España, aunque en su interior hay muchas hojas de relleno que nada tienen que ver con papeles clasificados. Entre sus anotaciones manuscritas, según desveló El Programa de Ana Rosa, aparecen nombres como el de Emilio Botín y actuaciones a seguir como la ejecución de obras de ADIF o una estrategia para cambiar la imagen de Ana Botella.

Nuevo vínculo con Galicia

No es la primera vez que las andanzas del Pequeño Nicolás tienen un vínculo gallego. De hecho, sus correrías salieron a la luz tras visitar Ribadeo en una esperpéntica episodio en el que se presentó como amigo del rey Juan Carlos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Pequeño Nicolás apuntaba a Ourense