«No me arrepiento de nada de lo que hice en Lugo», dice la jueza Estela San José antes de irse a Huelva

La responsable de macrooperaciones judiciales como la Campeón o la Rei asegura que se va de Lugo por «razones personales»


lugo / la voz

«No me arrepiento de nada de lo que he hecho en Lugo. Volvería a hacer lo mismo, sin matices». Así de rotunda se manifestó ayer la jueza Estela San José (Valladolid, 1973), responsable de macrooperaciones judiciales como la Campeón o la Rei, que en el último lustro pusieron contra las cuerdas a empresarios y políticos como Jorge Dorribo, José Blanco, Pablo Cobián, José López Orozco o Fernando Blanco. En un encuentro organizado por el Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia, la instructora hizo balance de su paso por la ciudad a la que llegó en el 2005 y que abandonará en breve para trasladarse a Huelva, donde se hará cargo de un juzgado penal. «Me voy por razones personales», aseguró, antes de vincular esta marcha con su tarea como jueza de violencia de género. «Las víctimas se merecen un juez o una jueza fuerte y al que no le tiemble el pulso», afirmó, antes de criticar la falta de medios para combatir este tipo de delincuencia. Pese a que la violencia doméstica es su especialidad, San José reconoció que las investigaciones sobre corrupción eclipsaron el resto: «Me da muchísima pena porque los casos que me tocaron en suerte o en desgracia, no sé, que más le pudieron llamar la atención a la opinión pública no fueron los que más me motivaron». Y es que su trayectoria dio un giro a finales del 2008, cuando la todavía responsable del Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo investigaba una trama de explotación a inmigrantes marroquíes ilegales que trabajan en granjas por sueldos irrisorios. Se denominó operación Pollo, y de las escuchas telefónicas que se registraron en ella afloraron una cadena de operaciones. La que investigó una supuesta retirada de multas en la Jefatura Provincial de Tráfico provocó la dimisión del entonces subdelegado del Gobierno en Lugo. De ella partió la Rei, en la que fueron detenidos con luz y taquígrafos quien era alcalde de Castro de Rei y una vicepresidenta de la Diputación. Pero la que más páginas dejará en los hemerográficos será, sin duda, la Campeón. Arrancó en mayo del 2011 con la detención del industrial Jorge Dorribo y del director xeral del Igape, Joaquín Varela, y desentrañó una madeja que implicó hasta a José Blanco, que era ministro de Fomento. Sin embargo, a finales del 2014 la Audiencia tumbó las operaciones de las multas y la Rei. La Campeón sigue a la espera de juicio. San José ha recibido tres inspecciones del CGPJ en cuatro años. «Las penas de telediario, que las ha habido, no las he impuesto yo», sentenció, e invitó a la reflexión sobre la discriminación de la mujer: «Si me llamara Manolo y tuviera bigote no me pasaría la mitad de las cosas que me pasan».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«No me arrepiento de nada de lo que hice en Lugo», dice la jueza Estela San José antes de irse a Huelva