La cota de nieve baja a 600 metros

Redacción / La Voz

GALICIA

Eliseo Trigo | EFE

Con el paso de un frente se activa la alerta en las montañas, el interior de Pontevedra y gran parte de Ourense. Las acumulaciones llegaron ayer al metro de altura

20 ene 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El aire frío se resiste a irse y con la entrada de una borrasca la pasada noche, se prevén para hoy intensas nevadas en puntos de media y alta montaña. La cota se situará en 600 metros durante todo el día subiendo a 700 por la noche. La alerta por acumulaciones estará activa en las montañas de Lugo y Ourense por 5 centímetros en 24 horas; y en el interior de Pontevedra y sur y noroeste de Ourense por 2 centímetros.

Ayer fue una jornada tranquila durante las horas centrales del día, sin precipitaciones, pero las montañas gallegas amanecieron blancas. Nueve carreteras provinciales permanecieron cerradas durante horas al tráfico en la comarca de A Montaña de Lugo, donde la nieve llegó a alcanzar en algunos puntos alturas de hasta un metro, según informó la Diputación de Lugo. En cuanto a la red principal, desde las 11.00 estaba completamente despejada.

La Diputación de Lugo ha reforzado el dispositivo de mantenimiento para conservar expedita la red provincial de carreteras, de forma especial en la comarca de A Montaña, donde se concentraron la mayoría de las incidencias provocados por el temporal de frío. Desde las seis de la mañana trabajaron en ese dispositivo un total de 70 operarios y cuarenta máquinas.

El diputado de Obras, Manuel Martínez, aseguró que se formaron «mantos de hasta un metro de nieve» sobre todo en O Courel, Pedrafita y A Fonsagrada. Por ello, se aconseja a la gente que «no salga si no es imprescindible». En Pedrafita do Cebreiro, su alcalde, José Luís Raposo, confirmó que durante la noche del domingo al lunes «nevó un montón» y calcula un «promedio» de entre «cuarenta y cincuenta centímetros de nieve, en alguna zona». «Hoy [por ayer] por la mañana estaban intransitables todas las carreteras del ayuntamiento, algún todoterreno podía pasar pero estaban intransitables», dijo.

La Delegación Territorial de la Xunta en Lugo informó de que las carreteras de titularidad autonómica en esta provincia «recuperaron la normalidad después de una madrugada intensa [la del lunes al martes]» en la que los quitanieves llegaron a esparcir 63 toneladas de sal y 41.000 litros de salmuera.

Estuvieron cortadas al tráfico nueve carreteras provinciales en los municipios de Pedrafita do Cebreiro, Folgoso do Courel, Cervantes, A Fonsagrada, Taboada, Negueira de Muñiz y Navia de Suarna. El gobierno provincial informó de que también hubo problemas para circular por varias vías de As Nogais, Triacastela, Guntín y Samos.

Además, se recomienda el uso de cadenas para los viajes por la comarca de A Montaña, así como «solo realizar los desplazamientos imprescindibles».

La nieve caída durante la noche del domingo al lunes obligó a la Guardia Civil de Tráfico a prohibir el paso de camiones, autobuses y vehículos articulados por el Alto do Poio, en Pedrafita do Cebreiro, donde es necesario el uso de cadenas en los turismos para circular. El tramo afectado fue desde el kilómetro 0 al 13 de la carretera autonómica LU-633. Además, se recomendó circular con precaución por «pavimento deslizante» entre los kilómetros 444 y 454 de la Autovía del Noroeste (A-6), en el Alto do Cereixal.